Creemos que cada matrimonio tiene su propia felicidad. Y esta se compone de los pequeños detalles que no se pueden explicar con lógica y de los momentos improvisados, imposibles de planificar con anticipación. La felicidad no se puede expresar con una fórmula exacta, pero se puede dibujar. Así es como se ve un matrimonio verdaderamente feliz:

Gracias por llegar hasta aquí. ¡Que Dios nos bendiga!

¿Si gustó la publicación? ¡Compártela con tus amigos!

También le puede gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *