Y te quiero.

Te quiero porque quererte me cura las heridas y hasta me desaparece cicatrices.
Te quiero porque así el mundo me sabe a amor y la vida deja de doler.
Te quiero porque quiero ser quien sane tu pasado y apacigüe lo que te lastime en tu futuro.
Te quiero desde el infierno que a veces eres, hasta el cielo al que me llevas cuando tu cuerpo y el mío son uno solo.
Te quiero aunque lo dudes.
Te quiero aunque la manera en la que me conociste te diga otra cosa.
Te juro que te quiero.
Porque si no te quisiera, no hubiera enterrado mi vida antes de ti en un ataúd de olvido, para regalarte este presente mío que se está volviendo loco por tenerte, a lo mejor no para siempre, pero sí por lo que resta de esta vida y las que me queden, antes de que se me acabe de incendiar el corazón por todo lo que voy a amarte.”