Dímelo Bonito Frases de Motivación Reflexiones

Una carta para mi “yo de 21 años”, de mi “yo de 30”

Afortunadamente (o tristemente) esto no existe, la vida la vamos construyendo como podemos, a medida que vamos viviendo. Sin embargo, es válido hacer un alto y reflexionar sobre lo que le dirías a tu “yo” más joven, si tuvieras oportunidad.

Por eso, decidí ocupar una parte de mi tiempo para escribirme (a mí mismo) un par de consejos que me hubiera gustado recibir más joven. A continuación, presento las 12 recomendaciones que escribí.

1) Viaja: Aprovecha de que tienes muy poca responsabilidad, no lo pienses, sólo viaja. Cuando llegues a los 30, vas a querer viajar de forma ligeramente diferente, gastar un poco más, hacer las cosas un poco más caras, comer en mejores restaurantes. Así que trabajar durante un año y ahorrar el dinero suficiente para experimentar el mundo barato no te va a matar a esa edad. ¿Cómo sabes qué vas a hacer si no sabes qué hay allá afuera por hacer? No viajes a lugares obvios. Viaja a lugares difíciles. Viaja para aprender. Viaja para descubrir. Viaja a lugares que te pondrán a pensar qué (y quién) quieres ser.

2) Construye: No pases mucho tiempo trabajando para hacer realidad la visión de otras personas o en muchas reuniones. Usa tu tiempo en pensar cómo es tu propia visión del mundo (recuerda el punto 1) y a dónde quieres llevar tu vida. Las reuniones son donde las ideas van a morir. Bien dice mi papá, cuando las dos partes están interesadas, un negocio se cierra en 5 minutos. Si te encuentras trabajando para una empresa y quisieras renunciar, porque no eres feliz: renuncia. Simplemente ándate. Puedes hacerlo, aún queda mucho por experimentar. Si aún no estás trabajando para alguien, entonces anda al punto 5.

3) Lee: Lee todos los días. Lee todo lo que puedas. No sólo leas las cosas que ya sabes. Lee sobre gente. Lee a la gente. Analiza a los líderes que existen y piensa en cómo son ellos y en cómo quieres ser tú.

4) Deja de ver televisión: En este momento. Para. No te está ayudando a ser mejor. Y está, probablemente consumiendo valioso tiempo de tu vida.

5) Trabajo: No aceptes el trabajo para esa compañía. En serio, no lo hagas (mira el punto 2).

6) Confianza: Aunque mate tus amistades. Aunque mate tus ideas. Así pierdas a tus amigos. Así signifique que vas a salir herido. Confía en la gente hasta que te den una razón para no hacerlo más. Pero siempre debes dar otra oportunidad. Recuerda, no seas ingenuo. Hay gente allá afuera que quiere hacerte daño, pero no todas las personas. Recuerda que para realizar grandes ideas, se necesitan grandes equipos.

7) Gente: La gente es lo mejor y peor que te puede pasar. Algunos te ayudarán a llegar lejos y rápido. Otros te van a jalar para bajar a su nivel y ayudarte a perder. La mayoría son nivel promedio. Algunos son normales. Pocos son excelentes. Unas cuantas personas son las que van a poder cambiar tu vida para siempre. Búscalas y encuéntralas. No necesitas muchos amigos o gente a tu alrededor. Lo que necesitas es gente asombrosa que hagan por ti, lo mismo que tú harías por ellos. Es muy simple, muchos amigos promedio van a hacer que te sientas solo cuando necesitas sentir que estás rodeado por gente a quien le importas. Sin embargo, unos pocos van a hacerte sentir acompañado y apoyado, aunque no estén necesariamente presentes.

8) Tiempo: No pierdas el tiempo en gente que no confías. No pierdas el tiempo dando amor o amistad a alguien que te va a engañar (o vas a engañar). No pierdas el tiempo con amigos que no te tratan como tú los tratas (regresa al punto 7). Nunca llegues tarde. Siempre valora el tiempo de otras personas. Eso significa que si llegas tarde, no te importan un carajo los demás, o su tiempo y en el fondo piensas que tú eres más importante que ellos y por eso, pueden esperar. Hay personas que te dirán que está bien llegar tarde, que es la hora de Ecuador. Pero no está bien. Otros te dirán que es su forma de ser el hacerse esperar. Necesitas re-evaluar la amistad de estos dos últimos (de nuevo, regresa al punto 7).

9) Falla: Y falla bastante. Falla seguido. Falla en el amor. Falla en el sexo. Falla en socializar. Falla en hacer amigos. Falla en el trabajo. Falla en los negocios. Falla con la familia. Falla con tus amigos. Falla. Pero falla rápido y aprende una lección. Si no aprendes algo cada vez que fallas, entonces todo lo que has hecho ha fallado. Si aprendes algo, entonces has crecido. Cada vez que crezcas, y aprendas, y falles, vas a ser mejor en saber cómo tener éxito.

10) Éxito: No hay ningún punto en el cual vayas a tener éxito. No en tus 20s. Nunca. Ahora, supera lo mencionado y empieza a construir cosas (mira el punto 2 y combínalo con el 9).

11) Paciencia: Debes ser paciente. Las cosas que valen la pena hacer no se merecen que las hagas rápido. Nada que valga la pena construir se merece ser construido al apuro. Nada de valor es formado en minutos. Planea en décadas. Piensa en años. Trabaja en meses. Vive en días.

12) Enamórate: Esa persona que escojas (o te escoja) cuídala y valórala. El amor nos hace felices. Tómate tu tiempo y elije lo mejor. Encuentra a alguien que te acompañe en el camino de ser mejor personas, que te respete, que no te chantajee, que te permita ser como tu eres. Alguien que le guste viajar, construir y leer. Que le guste trabajar en lo que ama, que tenga confianza y haya escogido bien a los que la rodean. Que valore el tiempo de los demás, que haya fallado, que busque el éxito con paciencia. Pero sobre todo, que quiera también enamorarse.

Y Uds. ¿Qué más le dirían a su yo de 21?

Compartelo con tus amigos!

Lo + Visto

Siguenos en Facebook

Siguenos en Google +