“Te echaré de menos.
Me enamoré, que tontería, sabía que no debía hacerlo, sabía que no iba a terminar bien pero mi corazón no le hizo caso a mi razón y me perdí en su voz en sus ojos, estaba en un vórtice donde mi corazón latía a mil por hora sin parar, con una sola caricia, mi cuerpo se encendía en llamas que solo él podía apagar.
Pero, corrí el riesgo para intentar sentir otra vez, pues sería muy cobarde si no lo hubiera hecho, y aunque las cosas no salieron como quisiera yo sigo sonriendo una y otra vez, mis ganas de vivir no se han apagado después de todo. Y ya no importa que no estés a mi lado.
Las cartas, los mensajes, las canciones seguirán allí en un recuerdo en una burbuja que ambos creamos sin querer, en una burbuja que aún no se rompe pues yo no pierdo la esperanza, nunca lo haré y aunque, te siga viendo en mis sueños sé que podré guardar tu risa y tus caricias en mi mente.”

También le puede gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *