Salud

¿Qué sucede en tu cuerpo cuando dejas de comer harinas?

Las harinas son una parte confusa de la dieta diaria: a todos nos gustan, pero tenemos miedo de comerlas porque pueden ser difíciles de digerir y terminan convirtiéndose en grasa almacenada.

Según la Dra. Phoenyx Austin, especialista en nutrición y belleza, esto ocurre porque las harinas disparan rápidamente los niveles de azúcar en nuestra sangre, lo que causa que se sobrepase nuestra capacidad para consumir carbohidratos y que empecemos a almacenar grasa en lugar de quemarla. Para resolver este tema, no necesariamente hay que cortar el consumo de harinas, sino que debemos aprender a diferenciar qué tipo de carbohidratos son los más saludables para nuestra dieta.

Comúnmente escuchamos que los carbohidratos pueden ser complejos o simples, según los nutrientes que aportan. Pero ahora el interés está en saber cómo es el proceso de absorción de estos alimentos, por eso se diferencia entre carbohidratos lentos y rápidos. Los primeros son procesados por el organismo con mayor facilidad y manteniendo estables los niveles de azúcar en la sangre. En cambio, son los carbohidratos rápidos de los que hay cuidarse porque disparan los niveles de azúcar y terminan ocasionando el almacenamiento de grasa, sobre todo en la zona media.

Además, estudios recientes han demostrado que en las mujeres, consumir este tipo de productos (como pan, pizzas y arroz) duplica las probabilidades de sufrir una enfermedad al corazón. Algunos ejemplos de carbohidratos rápidos que se deben evitar son el pan blanco, gaseosas y postres a base de harina. Una vez que dejes las harinas, podrás notar algunos cambios en tu cuerpo:

  • Tu metabolismo se acelera.
  • Tu piel se aclara y se vuelve más brillante.
  • Tu vientre se aplana.
  • Tu colesterol se estabiliza.
  • Tienes más energía.

Si estás pensando dejar las harinas, recuerda no hacerlo por completo ni de un día para otro. ¡Consúltalo con un nutricionista!

%d bloggers like this: