¿Sabías que te enamoras en menos de un segundo?

Corazón o cerebro, ¿con qué parte del cuerpo te enamoras?

Un estudio científico revela el tiempo que lleva enamorarse y de qué se trata esa extraña sensación que, comúnmente, conocemos como “mariposas en el estómago”.

Científicos de la Universidad de Syracuse, en Estados Unidos, desarrollaron un estudio del cual se desprende una revelación soprendente: en una quinta parte de un segundo, el amor activa 12 áreas del cerebro para liberar químicos que producen una euforia similar a la que causa el consumo de cocaína: dopamina, oxitocina y adrenalina, entre otros. De esas 12 áreas del cerebro que se activan, algunas envían señales al corazón, lo cual aumenta los latidos y se producen sensaciones de todo tipo, como las llamadas mariposas en el estómago.

El amor afecta funciones mentales más complejas como la imagen de uno mismo y la creación de metáforas (o sea, cuando se establece una relación de semejanza entre dos términos y alguna característica o cualidad que existe entre ambas; como cuando hablamos en doble sentido). Por eso a veces hasta nos volvemos poetas.

¿Dónde nace el amor?

Digamos que se origina en el cerebro y tiene fuertes repercusiones en el corazón. Siempre relacionamos el amor con el corazón, porque es en este órgano donde sentimos. No podemos sentir cuando el cerebro libera todas las sustancias que crean la excitación y el enamoramiento, pero podemos sentir que el corazón late más rápido, que un calor sube por el cuerpo e incluso, podemos sonrojarnos.
El cerebro envía las señales del amor y el corazón las manifiesta.

¿Siempre es igual?

En este estudio, también se encontró que no todos los amores son iguales. Es decir, que con cada tipo de amor, una parte diferente del cerebro es la que se activa. En el amor pasional se enciende la parte del cerebro que se relaciona con el llamado “sistema de recompensas”. Esta parte del cerebro regula y controla el comportamiento e induce el placer. Mientras que en el amor incondicional, como el que se da entre madres e hijos, se da a la mitad del cerebro.

Sin duda alguna, el cerebro es el órgano más importante a la hora del amor. Y estas investigaciones abren un camino para entender mucho más claramente de qué se trata ese gran y maravilloso misterio llamado amor.

También le puede gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *