Confesiones Parejas Preguntas

Cómo reaccionar si tu esposo te dice que estás gorda

¿Tu esposo te ha dicho que estás gorda? En lugar de responder con ira, encuentra la forma de hablar con él acerca de lo que dijo de una manera calmada y paciente. Si continúa actuando grosero, defensivo o controlador, evalúa si te sientes segura y respetada en esa relación. Recuerda que tú determinas tu autoestima. Nadie tiene el control sobre tu cuerpo excepto tú. Encuentra el apoyo que necesitas para asegurarte de sentirte bien contigo misma.

1- Responder sin ira


Tómate un momento para respirar antes de responder. Cuando alguien dice algo grosero u ofensivo, puede tocar un nervio, particularmente cuando ese alguien es tu esposo. Tómate un minuto para respirar profundamente y reordenar tus pensamientos.
Considera alejarte y decir “Necesito un momento después de lo que acabas de decir”. Evita participar de cualquier conversación posterior hasta que te hayas alejado y tengas espacio.

Toma cinco respiraciones profundas. Visualiza algo positivo en tu vida en lugar de centrarte en lo que acaba de decir tu esposo.

2- Piensa antes de reaccionar.

El hecho de que te insulten probablemente te haga sentir enojada y defensiva. Si bien está bien sentir enojo y malestar acerca de lo que te dijo, responderle con más ataques solo provocará más discusiones y frustración. Encuentra palabras pacientes y tranquilas para decirle cómo te sientes con respecto a lo que dijo.
Si parece que tu esposo trata de menospreciarte, y existe un patrón de este comportamiento, considera decirle “Reconozco que estás tratando de hacerme sentir mal conmigo mismo. No dejaré que me lastimes. Soy más fuerte que eso”.
Si tu esposo por lo general es comprensivo, pero dijo que estabas gorda en un momento acalorado, considera decir “Lo que acabas de decir me hace sentir insignificante y fea. ¿Podemos centrarnos en cómo mejorar las cosas sin tener que lastimarnos?”.

3- Evalúa si tu esposo puede hablar en lugar de discutir.

Considera abordar la conversación como una manera de discutir lo que les molesta tanto a ti como a tu esposo en lugar de culparse entre ustedes. Considera cambiar esas palabras de odio en una forma de comunicarse más eficazmente.
Si tu esposo se resiste a hablar acerca de lo que le molesta o escucharte hablar acerca de lo que te molesta, es posible que tengas que evaluar si ambos son capaces de hablar sobre sus sentimientos de manera eficaz.
Considera si tú y tu esposo pueden hablar acerca de temas difíciles sin sentirse emocionalmente exhaustos, agotados y despreciados.
Trata de enfocar la conversación en encontrar compromiso en vez de atacarse.

4- Creer en ti misma.

Recuerda que tú determinas tu autoestima. Nadie controla tu valor y autoestima excepto tú. Si bien puedes buscar aprobación de parte de tu esposo, entiende que él no puede cambiar cómo te sientes con respecto a ti misma; en cambio, tú sí.
Si bien las palabras reconfortantes de tu esposo pueden ayudarte a aumentar tu autoestima, no confíes únicamente en él para determinar cómo te sientes con respecto a ti misma o tu apariencia.

Practica desarrollar tu confianza y autoestima. Considera decir esas palabras de autoafirmación: “Mi autoestima no está determinada por un número en una escala” o “Soy más que mi apariencia”.

5- Define tus objetivos, independientemente de lo que diga tu esposo.

No caigas en la desesperación cuando tu esposo te diga que estás gorda. Si ya tienes definidos ciertos objetivos acerca de tu imagen corporal, sigue con ellos. Evita que tu esposo controle los objetivos que tienes establecidos en cuanto a tu salud, felicidad y tu vida.
Determina qué objetivos son adecuados para ti en cuanto a tu salud e imagen corporal.
Determina qué te hace sentir especial y apreciada. Aboga por ti misma y tus necesidades.
Encuentra maneras de sentirte bien acerca de quién eres más allá de lo que diga tu esposo. Piensa en qué actividades te hacen sentir realmente feliz.

6- Practica el autocuidado.

Cuando una persona te hiere o insulta, puedes tener la sensación de querer retirarte o responderle. En lugar de gastar energía en pensamientos negativos, enfócate en lo que te hace sentir positiva con respecto a ti misma y tu vida. Tómate tu tiempo para hacer estas cosas:
Reflexiona sobre las cosas positivas acerca de ti y tu cuerpo. Escribe un diario acerca de las cosas que te gustan de ti misma. Elige por lo menos tres cosas sobre las cuales escribir. Realiza actividades independientemente de las que realizas con tu esposo o tu familia. Sal una noche con tus amigos, explora un nuevo lugar o tacha algo de tu lista de cosas por hacer antes de morir. Enfócate en actividades que restauren tu sentido de paz y amor por tu cuerpo. Considera hacer yoga o meditación. Recibe un masaje. Haz cosas que te hagan sentir hermosa y fresca.

7- Reconocer una relación poco saludable.

Identifica si las palabras negativas de tu esposo son comunes. ¿Sientes que el hecho de tu esposo te diga que estás gorda o te haga sentir mal es algo común? ¿Te dice cosas ofensivas y degradantes que te hacen sentir impotente y avergonzada de ti misma?

8- Evalúa si te sientes respetado en tu relación.

El matrimonio no solo se trata de amor, sino también de respeto. Es importante que te sientas igual que tu esposo y sientas que tus opiniones son respetadas

9- Presta atención a las señales de abuso verbal.

El comportamiento abusivo involucra control. Evalúa si tu esposo trata de decir que eres gorda u otras cosas ofensivas como una manera de controlarte y humillarte. Los abusadores te harán sentir culpable o justificarán su comportamiento para normalizar la situación.

10- Comunícate con una línea directa de crisis si sientes que estás en riesgo de abuso.

Si te sientes perdida e insegura cuando estás con tu esposo, busca ayuda inmediatamente. Habla con un consejero de crisis para entender qué hace que una relación sea saludable o tóxica

Compartelo con tus amigos!

Lo + Visto

Siguenos en Facebook

Siguenos en Google +