Algunas veces nos cuesta entender cómo funcionan las cosas en la vida, nos cuesta controlar nuestros pensamientos o encaminarlos por una ruta que nos convenga y no que nos limite.

Solemos enfocar nuestros pensamientos en aquello que nos falta, pensamos desde la escasez, sin entender que seguiremos coincidiendo con lo que predomina en nuestra mente. Debemos quitarnos la costumbre de centrar nuestra atención justo en lo que no queremos. Por ejemplo si lo que queremos es entablar una relación, estar con alguien, conseguir el amor, debemos dejar de pensar en lo solos que estamos, en que se nos pasa el tiempo y aun no ubicamos a alguien para compartir nuestra vida, debemos dejar de sentir cierta incomodidad al ver una pareja bonita transitar.

Cualquier pensamiento limitante debemos desviarlo, porque desde allí manifestaremos nuestra realidad, la vida nos dará más y más de aquello que ronda todo el tiempo nuestra mente.

Debemos intentar no pensar en lo que nos inquieta o pensar de manera positiva, a través de afirmaciones que nos hagan sentir a gusto con la situación. Cuando nuestros pensamientos no sean favorables a lo que queremos, nuestro cuerpo nos dará alguna señal, a través de nuestras emociones, ellas son las que nos dan pistas de si estamos por un buen camino en nuestros pensamientos o si nos estamos perjudicando a través de ellos.

Hagamos sesiones de merecimiento, revisemos nuestras creencias, tratemos de dar con los bloqueos inconscientes que no nos permiten alcanzar lo que es importante para nosotros y que es lo que realmente merecer. Algunas veces crecemos con una idea en nuestra mente y aunque no tenga validez, la adoptamos para nosotros y a partir de ella generamos nuestra realidad. Cuando de manera consciente la desmontamos, restándole validez, podemos desligarnos de las consecuencias de esa creencia.

Algunas creencias perjudiciales: Todos los hombres son iguales, todas las mujeres son iguales, luego de los 30 no encuentras al amor de tu vida, es en los malos momentos donde se descubre el amor, el amor sincero no existe, todos las personas que conozco son unos interesados, no tengo edad suficiente, estoy demasiado mayor, jamás encontraré a una persona que…, en fin… podemos estar acá listando cualquier cantidad de creencias que nos perjudican, que venimos arrastrando de toda la vida y nos hace sabotear nuestras posibilidades.

Acá hemos dado algunos ejemplos, en cuanto al amor se refiere, pero sin duda que esto aplica para todo, terminamos siendo lo que pensamos, por eso es vital cuidar cada pensamiento y poner a nuestra mente a trabajar a nuestro favor y de esta manera alcanzar todo aquello que quisiéramos en nuestras vidas.

También le puede gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *