“La pareja se forma con dos seres adultos, que se pueden mirar de igual a igual. Ninguno es más grande o pequeño que el otro. Y ambos tienen la mejor familia”
En la formación de una PAREJA, intervienen las leyes sistémicas:
1) Para formar un nuevo sistema, es necesario abandonar el sistema previo. Si estoy “embrollada” en mi sistema de origen, será muy difícil formar una pareja que perdure en el tiempo.
2) La jerarquía. El que llegó primero, viene primero. Esto tiene sentido sobre todo en las parejas previas. La primera esposa SIEMPRE será la primera. Si la segunda esposa desea ocupar ese lugar o ser la primera, esa relación tiene poco chance de permanecer en el tiempo.
3) Compensación: dar y recibir. Si doy y recibo, la pareja tiene posibilidades. Si uno da más que el otro, se pierde el equilibrio y la pareja comienza a deteriorarse. La compensación aplica tanto para lo “bueno” como para lo “malo”.

También le puede gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *