Cada día se vuelve más común escuchar al ser humano decir que ya no sufrirá más, que no es bueno sufrir, que no vale la pena, como si el sistema endocrino tuviera un error de funcionamiento.

El intentar dejar de sufrir es tan absurdo y dañino como querer dejar de respirar; el sufrimiento es junto con la ira el mejor método para pasar una etapa de pérdida de un ser querido; ya sea en el plano emocional o familiar.

El querer dejar de sufrir sólo hará que almacenes el dolor en algún rincón de tu mente y lo dejes vivir por años; la emoción del sufrimiento químicamente produce reacciones en el cerebro que son beneficiosas para la recuperación emocional de la pérdida o el malestar

Si en verdad existe Dios, creo éste sería uno más de sus regalos. Es imposible no sufrir cuando un ser querido fallece, cuando recibimos un golpe, cuando hay una infidelidad, un abuso o cualquier otra acción que afecte nuestro ser.

Decir que no sufriremos o tratar de evitarlo, no es natural, el ser humano es un ser social, se enamora, se apasiona, quiere, adora, y es claro que cuando algo falla sufrirá.

Si necesitas sufrir hazlo, llora, las lágrimas no son de adorno, tienen su beneficio emocional; sabemos muy poco de nuestras emociones, pero hemos aprendido que hay muchas emociones que pensamos eran negativas, pero no, el ser humano las necesita, ésta es una de ellas.

Sufre, llora, a solas, siente tristeza, perdona y pronto recuperarás tu estado de ánimo. Si dices no me importa, que se vaya al diablo, no se merece ni una lágrima, maldito sinvergüenza, se fue con esa put…, pura madr… me verá llorar, y un sin número de escudos, entonces llegará el resentimiento, esa emoción sí que actualmente no le se le ve nada de buena.

También le puede gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *