Confesiones

Poco hombre es aquel que prefiere a una fácil por no jugársela por una que valga la pena.

No entiendo cómo puedes venir a fingir esa cara de desconcertado, como si fingieras no entender porque es que te he terminado, y peor aún tratar de quedar como una víctima de un mal juicio hecho por mí, cuando tú mismo fuiste el que se puso en esta situación, cuando tú fuiste quien se alejó de mi para encontrarte en el calor de aquellas piernas que se abrieron para ti sin pedirte nada a cambio, sin exigirte nada, sin esperar nada, solo el disfrute del momento que paso rápido y aumento la cuenta de las mujeres que contigo se han acostado y al mismo tiempo la de las relaciones que para ti han terminado.

No esperes que me rebaje a su nivel, yo no soy así y lo sabes muy bien, yo no pienso permitirte continuar en mi vida después de haber visto con mis propios ojos como a mis espaldas te metías con la primera que estuviera dispuesta a hacerte un espacio en su cama, no tiene caso que vuelvas conmigo ya que no eres capaz de comprender el valor de aquello que yo te daba, no entiendes lo que significa amar a alguien, no entiendes aquello que se forja con el tiempo, que se hace cada día más y más grande y que se vuelve la razón de ser de aquellos que saben el valor de un hogar cálido lleno de respeto y dignidad.

Es por eso que no puedes valorarme, es por eso que no te das cuenta de lo que has perdido, vienes a rogarme no porque comprendas tu terrible error, sino porque como un perro quieres marcar tu territorio, y quieres impedir que sean otras manos las que dibujen en mi cuerpo caricias nuevas, quieres impedir que mis labios prueben el sabor de alguien nuevo, quieres impedirme rehacer mi vida con alguien que me valore, antes prefieres mantenerme presa de tus deslices, de tus mentiras y de tus míseras muestras de amor.

Yo soy mucha mujer para alguien como tú, ya que a pesar de tu edad no has comprendido aún lo importante de la vida, no has entendido que valen más unos brazos que te cubran con cariño y con amor que unos que solo te toquen con deseo y con pasión, porque el deseo y la pasión se consumen rápidamente como los leños de una hoguera cuando no son alimentados por el amor, ese sentimiento que es capaz de trascender en el tiempo y la misma existencia, ese sentimiento que nos separa de todas las otras formas de vida, ese sentimiento que no hace ser “humanos” y que le da sentido a nuestras vidas.

Eres tan poco hombre que preferiste a la más fácil de tu camino, que jugártela por alguien que te daba todo y que ya se la había jugado por ti, eres tan poco hombre que ni siquiera pudiste corresponder a las muestras de amor verdaderas que yo te di, eres tan poco hombre que no quiero volver a saber de ti.

Lo + Visto