Historias Padres e Hijos

Padre organiza boda con su propia hija de 10 años para cumplir su sueño y por el gran amor que siente por ella

Un sueño por cumplir

Jim Zets, decidió organizar una boda junto a su hija de 10 años para cumplir con el sueño de la niña de entrar del brazo de su padre el día de su casamiento.

De acuerdo a lo publicado por los medios, esta historia comienza años atrás cuando Jim conoció a Grace, su esposa, en la Universidad en California.

Después de terminar los estudios Universitarios, decidieron casarse y formar una vida juntos, fueron muy felices, fieles y siempre se apoyaron el uno al otro. Además tuvieron hijos y nietos que completaron la felicidad de esta familia, los cuales están sumamente agradecidos por todo lo que este noble padre y abuelo ha realizado durante la vida.

Al cumplir los 50 años, Jim recibe la noticia que será nuevamente abuelo, para que nueve meses después, durante el tiempo del nacimiento de su nieta, se entera que sería nuevamente papá.

Así fue como Josie llegó a la vida de esta familia, quien encontró el lugar de ser la consentida de sus hermanos y en especial de su papá. Pero al cumplir 10 años, Josie, recibe una devastadora noticia, Jim padecía de un cáncer de páncreas muy avanzado.

Caminar del brazo de su papá hacia el altar

Toda la familia fue afectada por la noticia, pero en especial Josie, que por años había tenido la ilusión de entrar del brazo de su papá para ser entregada en el altar, algo obviamente imposible debido al estado delicado de salud de su padre.

Por eso es que a Jim se le ocurre la idea de organizar una boda, para que su hija ahora con tan sólo 10 años llegara hasta el altar con él.

La boda fue un momento muy especial y único para ambos y toda la familia, el lugar fue decorado con flores, había invitados de todas partes, y hasta se contrató a un fotógrafo para que capturara el momento para siempre.

Finalmente la niña entró del brazo de su padre vestida de blanco, y un Pastor los esperaba y los declaró “padre e hija”, ahora Jim ya podía terminar el resto de sus días en paz.

Por supuesto que esta historia atrajo comentarios contradictorios, algunos a favor de la idea del padre de esta niña, y otros por supuesto en oposición, y es que a veces es muy fácil juzgar las acciones de los demás, sin ponernos en ese lugar, con esto no quiero decir que estoy de acuerdo con efectuar una boda con una niña de 10 años, aunque no sea de marido y mujer, sino de padre e hija.

Ser padres, y un poco abuelos también

Para comprender un poco este caso indudablemente debemos hablar de la realidad de ser padres después de los 50 años, algo que últimamente ocurre más a menudo, debido a los avances de la ciencia, y la posibilidad de realizar fertilización asistida.

Esta posibilidad abre una perspectiva de proyección y renovación en la pareja permitiendo en muchos casos un sentido nuevo y de permanencia.

Más allá de los riesgos físicos que puede acarrear una situación así tanto para el bebé como para la madre, es importante reconocer el aspecto psico-emocional de los progenitores, en el proceso de crianza del bebé.

A favor se tiene la experiencia de los años, que permite desarrollar el rol de padres con mayor confianza y más relajados, pero por otro lado ya no se tiene la misma energía y/o voluntad para educar, confundiendo los roles de padres-abuelo/a, convirtiéndose en progenitores más permisivos y vulnerables a los deseos de los hijos/as.

Además con el avance de la edad, y la diferencia en años con el hijo, aparecen los temores razonables de no poder acompañarlos en el desarrollo de sus vidas o de verlos terminar su carrera, casarse o tener hijos, provocando muchas veces, permitir que los hijos quemen etapas, o disfruten de situaciones que en otras circunstancias jamás lo permitiremos, cómo vestir de novia a tu hija a los 10 años, y realizar una boda.

Padres después de los 50

Si eres una persona mayor de 50 años, y fuiste bendecida/o con la llegada de un hijo, y disfrutas de buena salud, puedes considerar las siguientes sugerencias en cuanto a cómo acompañar a tu hijo en su desarrollo:

  • Toma en cuenta tu experiencia, para no cometer los errores anteriores.
  • Es tu hijo, no tu mejor amigo o compinche.
  • Pide ayuda a los hermanos mayores, cuando no tengas energía suficiente para corregir una conducta.
  • No quieras darle todo lo que no pudiste darle a los hermanos, si bien las etapas y tiempo son diferentes, y tal vez ahora puedes gozar de los beneficios de los años de trabajo, si embargo eso no justifica que lo malcríes.
  • No lo cries como hijo único, aunque los hermanos ya no vivan en el hogar, aún son parte de una familia.
  • Actualízate en el tiempo y espacio, aprende las diferencias sociales de la época, conoce la música, moda, e intereses.
  • Desarrolla la paciencia, recuerda que él no planeó llegar a esa etapa de tu vida.

Por último, acepta las cosas como son y recibe con amor los destiempos de la vida.

%d bloggers like this: