Confesiones Consejos

Mi hijo no me deja tener novio.

Los hijos no sólo se sienten dueños de nuestro tiempo, también de nuestro ser, de nuestro vida, de nuestro amor; nuestros hijos se sienten propietarios de nuestro destino. A veces nos extraña y nos molesta, pero realmente fue nuestra responsabilidad, nosotros los educamos así. Desde pequeños los entrenamos a ser dependientes de nuestro amor, con preguntas como : ¿de quién es mamá? ,¿a quién quieres más?, “dame un beso si no lloro”, “abraza a mamá, está triste”, jugamos un juego muy divertido, un juego de dependencia total. Entrenamos al niño a sentir celos de sus hermanos, papá, tíos y demás, todo por reírnos un “ratito” de lo mucho que nos quiere, sin saber lo que estamos creando.(súmele todas las veces que escuchan hablar de celos a su padres, tíos, películas o novelas).

Por supuesto cuando el hijo va creciendo, se puede volver cada vez más celoso y posesivo (y deja de ser divertido); cuando la madre (o padre) buscan una nueva relación es muy común que inmediatamente expresen su molestia, incluso de maneras agresivas, con amenazas de abandonar la casa, dejar la escuela, odiar a tu nueva pareja o cosas peores.

Varía mucho el riego en la edad donde esto suceda, es probable que la etapa más complicada sea con hijos entre 10 a 18 años. Simplemente porque es la etapa donde buscarán su independencia de sus padres y esa será una excelente arma para usarla contra ti. Debes tener mucho cuidado en como manejar esto, que no se vuelva una extorsión sobre ti.

No hay nadie más peligroso que un hijo adolescente con poder para manejar a su padres; pueden generar una culpa en ti, haciéndote sentir que haces algo malo, haciéndote sentir triste, inseguro y esa culpa impedirá que puedas tener cualquier tipo de relación eficiente. Esa culpa de inmovilizará, te harás víctima de tu propio hijo, te sacrificarás por él, algo que no es bueno para nadie, algo que no vale la pena.

Si estás en esa situación pide ayuda algún especialista, mentor, psicólogo, terapeuta o coach; también hay muchos libros que hablan sobre el tema de los adolescentes.

Desde mi muy personal punto de vista, te recomiendo mucha cercanía con él, recordar que todo lo que te dice no es porque no te quiera o no quiera que seas feliz. Por el contrario es porque te ama y es la manera que le enseñaste a expresar su amor. No quiere perderte y menos con un desconocido.

Ten paciencia, repite a diario lo mucho que lo amas, los medios de comunicación actuales permiten hacerlo por todas partes, hazlo por mensaje de texto, Whats App, Facebook, etc.. Puede ser que tu hijo no te conteste, que te diga que no le gusta, que no lo necesita, que no te ama; pero realmente es lo que más ocupa de ti. Cuando está solo, en su plática consigo mismo, recordará que su madre (o padre) lo ama, eso es la base la comunicación efectiva.

Muchas gracias por compartir y darle LIke a la página.

Lo + Visto