Portal Educativo

Luego de 131 años, hallan al fin la octava maravilla del mundo (FOTOS)

El mundo solo conoce siete maravillas del periodo antiguo; sin embargo, tras años de investigación se habría logrado el descubrimiento de un lugar que sería considerado como la octava maravilla que nadie había visto desde hace 131 años.

La Tierra es un lugar hermoso para vivir que cuenta con lugares históricos que, en algunos casos, no necesitaron de la intervención del hombre para que se convierta en un gran atractivo, mientras que en otros la acción humana permitió que se conserven para la historia.

Esta vez, una noticia ha sorprendido al mundo, debido a que un grupo de investigadores logró dar con el paradero de la octava maravilla del mundo, que según las investigaciones, estaría bajo tierra y conservada a la perfección tras ser cubierta por las cenizas de un volcán.

Se trata de ‘Las terrazas rojas y blancas’, uno de los paisajes más increíbles del mundo que habrían resistido la erupción del volcán Monte Tarawera en 1886, y tras muchos años en su búsqueda, las pistas condujeron hasta el lugar exacto de su ubicación.

Las primeras pistas de su ubicación vieron la luz hace siete años, cuando la investigadora Sascha Nolden logró encontrar unos diarios del geólogo Ferdinand von Hochstetter en el 2010, donde se describía la ubicación de las terrazas.

Según los datos históricos, este lugar se convirtió por mucho tiempo en una gran atracción turística, que lograba atraer a cientos de embarcaciones al año repletas de turistas de Europa y América, pero todo cambió luego que el volcán entrara en actividad, cubriendo toda la zona.

“Después de más de 2.500 horas de investigación en los últimos 12 meses, estamos seguros de que, después de todo este esfuerzo, hemos identificado las ubicaciones de las terrazas. Estamos más cerca de lo que nadie ha estado en los últimos 130 años“, concluyeron los expertos en su investigación publicada en el Journal of the Royal Society of New Zealand.

Las terrazas ya no se encontrarían bajo el lago, pero sí en la orilla bajo una capa muy espesa de cenizas y escombros, lo que provocó que se aleje de su ubicación original, al sufrir un desplazamiento con el pasar de los años.

Pese a su gran importancia en el mundo antiguo, nunca se establecieron registros oficiales de su ubicación exacta en el imperio británico, por ello los investigadores debieron recurrir a los documentos encontrados un siglo y medio después.

Lo + Visto