Las frases más recordadas de “El Principito”, a 73 años de la muerte de Antoine de Saint-Exupéry

El 31 de julio de 1944, Antoine de Saint-Exupéry protagonizó su última misión: el escritor pero también piloto del Ejército francés durante la Segunda Guerra Mundial debía recabar información sobre los movimientos de las tropas alemanas en el valle del Ródano y sus alrededores. Despegó a las 8:45 de la mañana en un Lightning P-38 sin armamento desde una base aérea en Córcega. Nunca regresó.

Horas más tarde, su capitán advirtió a los radares que estaba desaparecido. Lo buscaron pero no lo encontraron. Al día siguiente, una mujer aseguró haber visto un accidente aéreo cerca de la bahía de Carqueiranne, una comuna francesa del departamento de Var. Allí hallaron su cadáver.

Antoine de Saint-Exupéry falleció a los 44 años, a un año de escribir su gran libro, “El Principito “, una historia atemporal que leen los niños, los adultos, los abuelos, desde hace años. Conoció a su esposa en 1931, en Buenos Aires ; fue un hombre destacado del periodismo, una persona clave para convencer a Estados Unidos y que entre a la guerra, un bebedor con problemas. Entre varias obras más, escribió “El aviador”, “Correo del Sur” y “Vuelo nocturno”. Su gran libro es recordado en todo el mundo y sus frases, utilizadas en campañas publicitarias, en programas de televisión, en todos lados.

Las frases más recordadas de “El Principito”

“Todas las personas mayores fueron al principio niños (aunque pocas de ellas lo recuerdan)”

“Caminando en línea recta no puede uno llegar muy lejos”

“Para los vanidosos todos los demás hombres son admiradores”

“No se ve bien sino con el corazón, lo esencial es invisible a los ojos”

“Me pregunto si las estrellas se iluminan con el fin de que algún día, cada uno pueda encontrar la suya”