Consejos

Las consecuencias de no tener sexo.

Todos pasamos por etapas en las que el sexo pasa a segundo plano, por diversas razones y pueden pasar días, semanas o meses, sin tener relaciones sexuales; esto tiene un impacto y se evidencia en el cuerpo a partir de la primera semana de no tener actividad sexual.

La falta de actividad sexual puede generar enfermedades, aumento de peso y hasta mal humor.

Aquí te decimos qué le pasa a tu cuerpo cuando no tienes sexo. ¡Te sorprenderás!

Según un estudio de Medical Daily, a los pocos días de abstinencia el cuerpo lo percibe, puedes ganar unos gramos o kilos de más, tener mal humor e incluso ir perdiendo el interés por el paso del tiempo.

Conoce qué otras consecuencias genera

Pierdes el deseo

Al dejar de tener sexo, tu cuerpo deja de producir dopamina, hormona encargada de activar el deseo sexual y la sensación de placer y bienestar. Por lo tanto, si no hay sexo no hay hormona, sin hormona no hay deseo… Es un círculo vicioso que debes evitar por el bien de tu salud y el de tu relación.

Baja tu autoestima:

Una pausa sexual en tu vida, puede hacerte sentir menos deseada/o y con sensación de tristeza, pues según el estudio, el semen contiene hormonas como la testosterona, estrógenos y prolactina, que en cierto modo equilibran las emociones a nivel hormonal.

Disfunción eréctil:

La abstinencia puede aumentar la probabilidad de la disfunción eréctil en los hombres. Un estudio del American Journal of Medicine encontró que los hombres que tenían relaciones sexuales una vez por semana, presentaban la mitad de probabilidades de desarrollar disfunción eréctil que los hombres que tenían relaciones sexuales con menos frecuencia

Tu cerebro enloquece:

Cuando tienes sexo entran a actuar ciertas hormonas que provocan una gran sensación de bienestar, una de ellas es la oxitocina, mejor conocida como la hormona del amor.
Cuando no hay actividad sexual esta sustancia no se segrega y por lo tanto, sufres cambios drásticos de humor, te falla la memoria y tienes problemas a la hora de tomar decisiones

Te estresas más:

La falta de sexo frecuente lleva a una elevación de los niveles de estrés. Un estudio realizado en 2005 en Psicología Biológica encontró que existe una relación pene-vagina, que tiene que ver con un mejor rendimiento físico y menta

Falta de Sueño


La falta de sexo ocasiona dificultades para conciliar el sueño ya que nos falta segregar oxitocina, fundamental para tener un sueño adecuado y placentero.

Falta de brillo en la piel

Cuando se practica sexo habitualmente, los poros de la piel se abren y se liberan de impurezas acumuladas y se crean imperfecciones, también el sexo facilita la eliminación de toxinas mediante el sudor y activa la circulación sanguínea.
Si notas que, de pronto, tu rostro ha perdido su brillo natural, o tienes más acné del habitual, es un claro indicio de falta de sexo.

Sufre tu corazón


Las personas que han pasado por largos periodos de abstinencia, la falta de sexo genera problemas cardiacos eventualmente. Esto se debe a que la actividad sexual es considerada como un excelente ejercicio cardiovascular, y por ende, al no existir, el corazón se debilita y no funciona al 100%.

Bajan tus defensas

El sexo mejora el estado del sistema inmune, ya que las sustancias que segrega el organismo al momento de tener sexo, activan una barrera superpoderosa en el organismo que lo hace mucho más resistente a infecciones y enfermedades.
Te vas a resfriar con facilidad, pues tu sistema inmunológico estará débil; cuando tienes sexo generas antígenos cuando intercambias fluidos con la pareja, como saliva y algunos revestimientos de mucosa. Esto te da defensas para una gripe común, cuando tienes relaciones con frecuencia tienes más inmunoglobulina en la sangre.

Inseguridad

Probablemente al dejar de tener sexo, la persona comience a sentir una suerte de inseguridad consigo misma y sobre lo que hace y deja de hacer.
El sexo es una actividadque mejora la autoestima y que permite tanto a hombres como mujeres sentirse deseados y atendidos.

Sensación de soledad

Cuidado, la falta de sexo puede hacer que aumente la sensación de soledad, que a su vez te puede llevar a tomar decisiones apresuradas y desacertadas, cuando de tener de sexo se trata, la soledad empieza a nublar tus emociones, y esto puede llevarte a buscar compañeros sexuales poco confiables o llamar de nuevo a una ex pareja con la que hayas terminado en malos términos.

Menos sociales


Aunque aparentemente no tenga nada que ver, la falta de sexo provoca un aislamiento sexual, debido a la disminución de endorfinas, sustancia que ayuda a mantenernos de buen humor y con el deseo de estar rodeados de amigos.

Lo + Visto