Por fin tienes en tu dedo el anillo de compromiso, pero ¿has pensado todo lo que les preguntarán ahora? El interrogatorio llega tarde o temprano y es momento de estar preparados. Aunque sabemos que estarán encantados de contarlo una y otra vez.

La ilusión de los preparativos de la boda, la adquisición del vestido de novia soñado, la elección del mejor lugar para la ceremonia y el banquete, todos los pensamientos de amor que los acompañarán en el futuro… ¿Demasiadas emociones? Esa es justo la inyección de energía que necesitan. Si apenas acaban de ponerse el anillo de compromiso, tal vez busquen el momento de anunciarlo antes de zambullirse en los detalles de la boda. A fin de cuentas, todavía es pronto para elegir qué pastel de boda quieren partir, ¿no?

Al compartir este momento de unión, será inevitable evadir el bombardeo de preguntas curiosas por parte de la familia y los amigos que les han acompañado a lo largo de la vida. Hasta cierto punto, podrá ser incómodo, pero ¡relájense! El momento que atraviesan es tan dulce que después de la tercera vez desearán contarlo todo el tiempo y las palabras fluirán solas. Pongan la mejor actitud para responder cómo, cuándo y dónde. Y tomen en cuenta estos tips que son especialmente útiles para la ocasión.

1. ¿Cómo fue la propuesta?

Traten de narrar el suceso de la manera que les haga revivir el momento lo más emotivo posible. Sean generosos y procuren dar detalles para contagiar su felicidad a quienes les estén escuchando. Obvio, a quienes estén interesados en darles ese tipo de detalles. Tal vez quieran ir directos al momento de la pedida de mano y después perderse en revivir las demás circunstancias: si llovía, si te vendó los ojos, si llevaba planeándolo tres meses, si les temblaba la voz… O puede que prefieran empezar con los detalles del contexto para sumergir a sus interlocutores en la escena y mantenerlos en suspenso hasta el momento clave.

2. ¿Puedo ver el anillo?

Porta tu argolla de la manera más notable para evadir la pregunta, incluso sé tú quien la muestre primero antes de que te formulen la pregunta. No es preciso poner el diamante delante de los ojos de nadie; basta con unas sutiles gesticulaciones con las manos. Logra que tu anillo de compromiso de oro blanco sea el centro de atención y sorprende a todos con tu preciosa joya. Hasta podría ser la manera de anunciar su compromiso e inspirar su save the date.

3. ¿Cómo lo tomaron sus papás?

Seguramente, esta pregunta será muy recurrente cada vez que platiquen de su compromiso. Ellos deberían ser los primeros en enterarse y, salvo que por el motivo que sea, alguien más se entere primero, pídanle discreción. Si aún no deciden cómo decirles a sus padres que se casan, tomen precauciones: no sería agradable que recibieran la noticia de otras personas. ¡Ojo! Ya sea buena, mala o inesperada su reacción, puede que no quieran dar detalles a cualquiera sobre esto. Por ello, enfóquense en no dar muchos pormenores a personas que no sean de su total confianza.

4. ¿Para cuándo tienen planeada la boda?

¡Apenas anuncias el matrimonio y ya quieren fecha! Si aún no sabes con certeza cuando será la boda, ¡no te agobies! Responde con firmeza que aún no tienen el día y, probablemente sea el próximo año (por decirles algo), para que así comiencen a ahorrar y puedan cumplir todas las exceptivas para la boda. Siempre pueden silenciarlos diciéndoles: “No se preocupen, que les haremos llegar las invitaciones para boda con suficiente antelación”.

5. ¿Ya pensaron dónde celebrar el gran día?

Si no saben la fecha para el evento, por consiguiente, mucho menos habrán decidido el lugar de la ceremonia o el banquete. Tomen en cuenta que tanto familiares como amigos estarán muy felices por ustedes y querrán compartir con ambos este momento tan especial. Si ya tienen alguna idea, háganla saber; si no, pueden desviar la pregunta o pedir sugerencias. Los invitados siempre agradecen las pequeñas dosis de información, pues querrán elegir su estilismo en función del dress code y no es lo mismo buscar vestidos para fiesta en jardín que tener que optar por unos zapatos más desenfadados para combinar con sus vestidos para fiesta en la playa.

6. ¿Cómo será el vestido de novia?

¡Limítate! Mejor no des detalles sobre tu vestido soñado, así sorprenderás a todos tus invitados el día de tu boda. Únicamente responde que aún no sabes y que prefieres mantenerlo en secreto. A menos que la entrevistadora sea tu mejor amiga, hermana o prima y desees que te acompañe en la búsqueda del vestido de novia moderno o clásico, de corte princesa o sirena… Anúnciale que, una vez que tengas fecha para probarte algunos vestidos, querrás que te acompañe.

7. ¿Cuándo comienzan los preparativos?

¡Pónganse las pilas en esta pregunta! Porque pueden sacar un poco de ventaja dependiendo de quién la haga. Si la pregunta se la realiza un familiar o amistades de confianza y piensan que va con toda la intención de apoyarlos, pueden invitarlos a que cooperen con algún elemento básico. Muchas veces, los padrinos, los tíos y otros familiares cercanos quieren cooperar costeando los centros de mesa para boda, el servicio de música para la recepción, los recuerdos para boda u otros detalles. No los orillen a hacerlo, pero si les ofrecen esa aportación, acepten su generosidad. Y recuerden que una cosa es que ellos soporten el pago de ese servicio y otra muy diferente es que elijan el estilo de lo que les regalen sin consultarles.

8. ¿Está en sus planes tener hijos?

Apenas se comprometen y algunos ya te quieren poner un vestido de novia para embarazada. Si la pregunta les parece inoportuna o excesivamente personal, quizá responderla les pone los nervios de punta o se generan tensiones. Traten de ser cordiales y respondan de la manera más tranquila posible. No todas las parejas quieren tener hijos, pero tal vez no sea el momento de abrir un debate sobre esto.

Háganles saber a sus interlocutores que, por el momento, sus mentes están centradas primero en disfrutarse el uno al otro y continuar conociéndose y cumpliendo metas como marido y mujer. Si la respuesta a esta pregunta es un “sí” con cero dudas, no hay más que decir. Compartan su decisión de la manera más feliz para que sepan que están convencidos de ser papás tarde o temprano. ¡Hasta el nombre que pondrán a su primogénito si es niño o si es niña!

9. ¿En qué lugar les gustaría pasar su luna de miel?

Por el momento, no tendrán la más mínima idea de cuál será tu lugar perfecto para la luna de miel, debido a que apenas están asimilando la romántica propuesta. ¿O sí? ¡Excelente! Eso que avanzaron. Aunque lo más normal es que estén pensando en un sinfín de cosas prioritarias como cuál será el color de las invitaciones para boda originales, si será un matrimonio religioso o una boda civil, cuántos invitados tendrán, dónde será la ceremonia, el peinado de novia y muchas más cosas. Sin embargo, aventájense con esta pregunta frecuente y tomen en cuenta las sugerencias, porque abrirán su panorama de destinos para el primer viaje de casados.

Una vez que pase la euforia de la entrega del anillo de compromiso, habrá que dar un espacio para planificar la nueva etapa que están por emprender juntos. Mientras tanto, respondan con la mejor actitud. ¡Y no se desesperen! Tengan presente que será muy recurrente el cuestionario. Lo mejor que podrán hacer es sonreír y disfrutar de cada espacio en compañía de sus seres queridos y su media naranja.

También le puede gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *