Consejos

Las 8 características de las mujeres demasiado enamoradizas

Buscar el amor es algo inherente al ser humano, pero a veces, el deseo de hallarlo ya es tan grande que muchas mujeres creen encontrarlo rápidamente.
Las enamoradizas están, en realidad, “enamoradas del amor” y no tanto tal vez,de la persona que tienen enfrente en ese momento. Con el ánimo de llenar su necesidad, idealizan a la persona que tienen enfrente, pero como esta no es así en realidad, llega la posterior decepción y a medida que aumentan las decepciones, disminuye la capacidad de reponerse, afectando finalmente a la autoestima.

Estas son algunas características de una mujer demasiado enamoradiza.

1 Va muy, muy rápido: recién conoce a un hombre y a los pocos minutos ya se imagina la vida junto a él. Piensa cómo se lo presentará a tu familia, si se llevarán bien, dónde será la boda. Piensa en cómo serán los hijos de ambos y hasta en los nombres de ellos. El imaginar un futuro juntos es una característica común de las las mujeres excesivamente enamoradizas.

2 Quiere hablar con él todo el tiempo: llamadas y mensajes por todos los medios posibles son constantes, hasta el punto de hostigar al hombre. Si él no contesta, insisten una y otra vez, sin medida. Esta situación se vuelve aún más grave si ya son pareja, pues en ese caso aflorarán los celos, olvidando que la confianza es una parte fundamental de una relación. Esta característica también la hace buscar la manera de multiplicar las actividades en común.

3 La mujer enamoradiza piensa que todos son “el indicado”: es tanta la necesidad de encontrar el verdadero amor, que piensan que cualquier hombre que se aparece es el indicado. En su mente crean una relación ideal ya en el primer encuentro, pero la mayoría de las veces termina desilusionada, pues la carga emocional es tan grande que sobreestiman a la persona e incluso dejan de lado los aspectos negativos, llegando después a la desilusión cuando sus expectativas son golpeadas por la realidad. Los malos amores y las relaciones frustradas se vuelven algo repetido, una y otra vez, en un círculo que parece de nunca acabar y que tiene graves consecuencias emocionales.

4 Buscan estar enamoradas, desean sentir esa especial emoción y lo desean tanto, que “lo fabrican” a la menor ocasión. Ansiando encontrar ese “golpe de amor”, muchas veces dejan pasar por alto que la mayoría de las veces, las relaciones se construyen en el tiempo y no siempre aparecen mágicamente. Muchas veces dejan de lado relaciones que podrían ser fructíferas y personas muy valiosas en pos de algo que no existe.
5 Todos los pensamientos y la actividad giran en torno al “amado”, no existe otra cosa en su mente. Para ella, él está presente todo el tiempo, sin importar donde esté o lo que haga en ese momento. Incluso, a veces sueña con él. La mujer excesivamente enamoradiza tienen un solo tema de conversación: él, no hay nada mejor que él y hasta se deja de lado a sí misma. En caso de una ruptura, esto la lleva a pensamientos de profunda infravaloración, sigue hablando de él… hasta que aparece un nuevo “él”.
6 El amor le llega en pocos segundos o minutos y probablemente sea siempre “el amor de su vida”, esta es una característica muy común en las mujeres enamoradizas. Quizás el pretendiente cumpla alguna de sus expectativas, pero ellas amplifican y sobredimensionan sus cualidades.

7 No le da a las cosas el tiempo debido y su ritmo normal. Las mujeres excesivamente enamoradizas apresuran cualquier asunto que puedan tener con su enamorado de turno, todo debe ser rápido y ya. Ni siquiera llegaron a la segunda cita, pero ya están pensando en cómo deberían decirle que sí a la propuesta de matrimonio.

8 La mujer enamoradiza puede mostrar graves problemas de autoestima, ya que cuando está sola no se siente cómoda y busca “completarse”. Por esta dependencia afectiva, no es extraño que postergue otras áreas de su vida en aras de su vida amorosa, relegando su desarrollo personal y profesional. Esto, a su vez, le genera en algún momento más momentos de crisis que a su vez, intentan enfrentarlos con otra relación. Un ciclo preocupante y repetitivo.
Recuerda, está muy bien enamorarte, es una sensación única e indescriptible, pero lo importante es no obsesionarte con la primera persona que llegue. Incluso, el tener conductas de controladora al establecer una relación puede llevar a que las personas prefieran salir de ella.

Ante una nueva relación, deja que esta tome su rumbo y su tiempo, no fuerces ni aceleres las cosas, deja que cumplan todas las etapas. Imagina que estás construyendo una casa y no dejes que el cemento de la pared seque para poner el techo: todo se derrumbará más temprano que tarde.

Si no respetas los tiempos de las relaciones y conoces bien a las personas, probablemente te lleve a frustraciones y tiempo perdido.

Lo + Visto