Frases Historias Historias Reales De Amor

Cuando se estrellaron de frente contra un poste a 136 km/hora, su Biblia se abrió…

Hunter y su novia Arika sufrieron un accidente de tráfico horrible que debería haber acabado con ellos por lógica. Pero tal y como se les ve al lado del trozo aniquilado de metal que una vez fue el camión de Hunter, todo se solucionó. No los mató, y en vez de esto sonríen. Ahora comparten la historia milagrosa que los dejó intactos cuando sus cuerpos “deberían haber sido partidos por la mitad”, escribió Arika. Ella expresó lo acontecido en un mensaje de Facebook, junto con la preciosa imagen de Hunter inclinado sobre ella en el hospital, la cual ya ha ganado millones de corazones a través de la web.

Mientras se dirigían hacia un poste implacable a una velocidad de infarto, ocurrió algo que sólo puede explicarse por la acción de la mano protectora y poderosa de Dios y sus ángeles de la guarda: “Tres segundos. Ese es el tiempo que tuvimos desde el momento en que nos quedábamos fuera de la carretera hasta que el camión golpeó contra el pilar a 136 km/h. En tres segundos, Hunter tenía que manejar una situación que podía matarnos inmediatamente o salvar nuestras vidas. Él sigue culpándose a sí mismo por mi dolor, pero me salvó la vida.

Arika continúa su relato: “”Debería haberte protegido y no hacer eso” me ha expresado en más de una ocasión, pero él hizo exactamente lo que tenía que hacer para asegurarse de que mi vida no terminara. La parte de jugador de béisbol que tiene le ayudó a salir… posee unos reflejos impresionantes. Él se hizo cargo de mí. Y cuando los dos estábamos tumbados en la cama de la sala de emergencias, encontró la manera de acercarse y darme un abrazo. Estoy un poco abrumada por el poco daño que nos hicimos en un accidente que debería habernos destrozado. Tengo el presentimiento de la presencia de Dios en toda esta situación.”

“Todo lo que sucedió tiene como protagonista a mi amado Hunter. Una fuerza más poderosa le ayudó para girar el volante del camión en el momento y la dirección precisos para poder atravesar el poste. Lo único que recuerdo después es que estábamos ilesos. No creo que sea fruto de la casualidad, El Señor intervino a través de él porque aún no nos había llegado la hora. Ahora tengo problemas con los latidos de mi corazón, cuando me pongo nerviosa me provoca ataques de ansiedad, palpitando exageradamente. Tras el impacto me desperté y mis piernas no dejaban de templar. Comencé a gritar histéricamente a Hunter para saber que se encontraba con vida.”

“Cuando miré al asiento del conductor, todo lo que pude ver fue la cabeza a través del parabrisas, con la cara llena de sangre, y un cuerpo que no se movía. Miré hacia afuera del camión y había un hombre… brillante, con una gran barba blanca. No había otros coches a la vista… simplemente ese personaje. Él era mi ángel de la guarda. Me vio y de inmediato me dijo que una ambulancia se acercaba. Conseguí salir del coche, corrí hacia el lado de Hunter y miré a ese individuo. A partir de ese momento hasta que Hunter salió del camión, creo con todo mi corazón que ese ser me ayudó a creer literalmente en que él seguía con vida. No sé si era una alucinación o estaba inconscientemente soñando, quizás un resquicio del cielo… pero todo lo que sabía en ese momento era no corría peligro.”

“Ese hombre… al que miré por un momento breve me ayudó. Justo cuando Hunter estaba junto a mí, le pregunté cuándo vendría la ambulancia. Me dijo que sólo en un segundo. Se alejó, me guiñó un ojo y a continuación, una linterna me alumbraba la cara. Los paramédicos estaban allí conmigo y mi amor. Aquí está la parte milagrosa: los huesos no estaban rotos, la conmoción cerebral no duró ni 24 horas, sin daños internos, y sólo algunos puntos de sutura en la rodilla y la cara de Hunter. Los paramédicos se preguntaban cómo no morimos al instante. Los dos estábamos fuera del hospital en menos de 48 horas después de entrar. Todas nuestras pertenencias estaban en perfecto estado de conservación, lo único que se quedó en la escena del accidente fue la Biblia abierta de Hunter, con una página marcada, y en la que una frase decía: no tengáis miedo, Jesús está con nosotros.”

“Estoy asombrada. Absolutamente a salvo por la presencia de Dios. ¡Bendito sea por enviarme un ángel! Así que gracias por Hunter y su segunda oportunidad en la vida… Y muy agradecida por todos los pensamientos y las oraciones que miles de anónimos nos brindaron. El poder de la oración es real, y yo y Hunter estamos vivos. Tenemos mucho dolor a causa de las lesiones, por lo que cualquiera oración más se apreciará mientras nos recuperamos. Pero esta noche yo rezaré por todos ustedes. Si hay algo que debéis leer de mi narración es esto: quiero que todos conozcan el amor y el poder de Dios. Él tiene un propósito… y está muy claro. Ni siquiera un accidente de coche como éste hará que sus planes cambien sobre ti. Estamos puestos en esta hermosa tierra por una razón, y dicha razón es ayudar al prójimo. Estamos hechos para mostrar y compartir su amor….”

“Estoy rezando para que todo el que lea esto pueda obtener una visión de la fidelidad de Dios. Él es bueno. Trabaja, los planes que tiene para ti y tu vida cambiarán nunca. Bueno o malo, lo que quieres o lo que no quieres… es obra de Dios. Son sus planes de desarrollo. Es su verdadero reino. ¡Abraza las luchas y las alegrías de esta vida! Sin lugar a dudas es un milagro que estemos vivos, pero más que eso es simplemente el plan de Dios que tiene para nosotros. Estamos muy agradecidos por este “naufragio” y todo lo que vamos a hacer de ahora en adelante. Hemos sido bendecidos con un nuevo comienzo.”

“Estas historias son las que realmente nos obligan a dar un paso atrás y caer a los pies del poderoso y amoroso Dios. Una cosa es leer una escritura como Jeremías 29:11: Porque yo sé los planes que tengo para vosotros, declara el Señor, planes de bienestar y no de calamidad, a fin de darles esperanza y un futuro… Pero es otra muy distinta es verlo en la vida en toda regla. Quiero que el mundo conozca el ejemplo de mi caso, para inundar de fe y compasión a todos…”

Arika y Hunter sabían que los planes que Dios tenía para ellos eran buenos, y ni siquiera un camión de arado a velocidades impensables contra un poste pudieron detener lo que él les tenía preparado. Como escribió Arika: “Él tiene un propósito… y es más claro que nada… ni siquiera un accidente de coche como éste hará que sus planes cambien.”
Por otra parte, es hermoso ver que tanta tragedia se diera la vuelta para que esta pareja tuviera una oportunidad en este planeta. Así llegamos al final de nuestro artículo, ¿qué te ha parecido? ¿Crees que se trató de una intervención divina? ¿O fue obra del más puro azar? Coméntanoslo, nos interesa tu opinión. Si te gustó dale like y comparte con tus allegados.

Fuente: Facebook

 

Compartelo con tus amigos!

Lo + Visto

Siguenos en Facebook

Siguenos en Google +