Historias Historias Reales De Amor

LA DESPEDIDA

Compartelo con tus amigos!

Hay despedidas que no dejan huella, pero cuando se trata de una despedida amorosa la cosa nunca es fácil, sobre todo si en esa despedida se queda atrás el amor de tu vida.
Casi sin darse cuenta Pedro y Noelia habían iniciado una relación clandestina. Cada uno tenia su casa y su familia, pero ya en su juventud vivieron un pequeño romance y sentían una atracción especial el uno por el otro.

Fue por casualidad y después de muchos años sin verse cuando se produjo el encuentro entre ambos y a partir de ese día no dejaron de hablar.

Como todo, empezaron poco a poco, primero con charlas tranquilas y sencillas, como dos amigos que intercambian impresiones, pero cada vez profundizaban mas.

Cada noche pasaban un buen rato conversando a través del chat. Con sumo interés hablaban de todo, del mundo, de la vida, del trabajo, de ellos, de sus planes y proyectos, en definitiva, lo que se suele hablar amigablemente. No tardaron en adentrarse en sus vidas y entablar una especial amistad en la que cada uno confiaba en el otro y se contaban sus cosas, se pedían opinión y consejo y se dejaban llevar el uno por el otro.

Tras un periodo de un año de nueva amistad decidieron reunirse un día en persona para verse y poder charlar un rato, tomar un café y tener la oportunidad de estar cerca el uno del otro.

Se encontraron en un bar conocido por ambos, pero donde ellos no eran conocidos ya que no podían dejarse ver en publico juntos. Tomaron café y charlaron durante un buen rato. Pedro no se podía creer lo que estaba haciendo, pero deseaba encontrarse con Noelia.

Después de un buen rato, era la hora de regresar a casa, Pedro acompaño a Noelia a su coche y se despidieron con un beso. Sentada ya en el coche, Noelia miro a Pedro y este sin mediar palabra se acerco a ella y la beso en los labios. Ella permaneció impasible por un momento, pero no tardo en corresponder el beso de Pedro.

Esa fue la primera vez que se encontraron desde aquel romance de juventud. Muchos años guardando un amor verdadero que ahora solo podrían vivir en la clandestinidad.

Continuaron con su amistad. Tras aquel beso todo comenzó a cambiar, lo que sentían el uno por el otro se hizo palpable y sus charlas tomaron otro interés.

Poco a poco pasaron de una amistad a una relación. Sus conversaciones eran cada vez mas intimas. Pedro confeso a Noelia lo que sentía verdaderamente por ella, aclaro que quería a su esposa, pero que también la quería a ella, que siempre la había querido y que eso no cambiaria nunca.

Noelia por su parte, también comunico a Pedro que lo amaba, que siempre lo había amado y que lo amaría por siempre aunque por supuesto también quería a su esposo.

Parece mentira que la vida a veces te guarde esas contrariedades, que no puedas vivir tu verdadero amor por las casualidades de la vida.

En sus ratos libres frecuentaban el chat para hablar. Como si de dos adolescentes se tratase se profesaban amor el uno al otro. Tal era la intensidad de su relación que expresaron el deseo mutuo de hacer el amor.

Ante la imposibilidad de reunirse en persona, comenzaron ha mantener conversaciones eróticas. Con sumo interés describían con todo lujo de detalles cada caricia, cada beso. Se desnudaban despacio, abrazaban sus cuerpos, se acariciaban y hacían el amor con mucha intensidad, como si estuviesen de verdad el uno frente al otro.

Con el paso del tiempo incrementaron las ganas de verse, pero no siempre era posible, había que hacer coincidir muchas circunstancias, pero aun así, cada vez que tenían ocasión se reunían y compartían juntos esos momentos.

En esos encuentros se abrazaban y se besaban, acariciaban sus cuerpos, pero no pasaban de ahí. Aunque ambos deseaban llegar a mas nunca era el momento ni el lugar adecuado. Pedro tenia que contener sus ganas de poseer a Noelia. Ella por su parte deseaba entregarse a Pedro, pero el miedo siempre estaba presente, así que sus encuentros se reducían a caricias y besos. Hicieron el amor infinidad de veces, pero a través del chat. Lo vivían con mucha pasión y realismo, pero resultaba frio. Pedro deseaba entregarse a Noelia y así se lo hacia saber, pero ella siempre ponía la excusa del miedo, aunque también lo deseaba.

Continuaron con su clandestina relación, viéndose de vez en cuando, pero cada vez era mas difícil conseguirlo. El trabajo, la situación familiar, la falta de tiempo, siempre había algo que impedía poder reunirse.

Mientras mas difícil era, mas se intensificaba el deseo de Pedro por ver a Noelia. Cada vez que hablaba con ella le preguntaba que cuando podrían verse y ella contestaba que era muy difícil.

Durante dos años continuaron hablando y amándose en secreto, pero parecía que todo se desmoronaba. Noelia siempre ponía excusas cuando Pedro le pedía verse, el expresaba su deseo de verla y ella lo afirmaba también, afirmaba su deseo de ver a Pedro, pero últimamente siempre había una excusa para no verse.

Ante la actitud de Noelia, Pedro preguntaba si le pasaba algo, si se había cansado, si ya no lo quería, pero ella afirmaba que no pasaba nada, que seguía siendo la misma, que lo quería igual que antes y que eso nunca cambiaría.

Pedro sabía que no era así, había demasiadas evasivas por parte de Noelia y eso indicaba lo contrario de lo que ella afirmaba.

Tras tres años de intensa relación clandestina parecía que el final estaba cerca.

Pedro analizaba la situación, era mucho lo que arriesgaban, pero el deseo de estar juntos podía mas que la razón. El pedía a Noelia verla, le decía cuanto deseaba verla, cuanto deseaba hacer el amor con ella, aunque solo fuese una vez, se conformaría con entregarse a ella una sola vez y así se lo hacia saber. Ella expresaba exactamente lo mismo, pero nunca llegaba ese momento, siempre estaba presente ese miedo que impedía hacer realidad ese sueño de estar juntos aunque solo fuese una vez.

Un cambio en la situación familiar de Noelia arrojo mas dificultad a su relación. La posibilidad de verse en persona se vio afectada seriamente y como consecuencia el resto también. Aun así Pedro continuó intentándolo, pero no era posible, siempre había un porqué para no reunirse.

Fue a partir de ahí cuando Pedro comenzó a reflexionar sobre su situación. Con tristeza empezó a comprender que su deseo nunca sería correspondido, Noelia se estaba alejando de el irremediablemente, a pesar de sus afirmaciones, Pedro sabia que aquello había llegado a su fin.

Tratándose de jóvenes adolescentes, es comprensible que exista miedo, pero ya en personas adultas no es justificado. Con cuarenta años cumplidos y después de mas de tres años de relación, Pedro alcanzo a comprender que Noelia verdaderamente nunca haría el amor con el, ella no lo deseaba verdaderamente, a pesar de afirmarlo una y otra vez, no lo deseaba. Si en tres años de relación no lo había llevado a cabo, nunca lo haría.

Triste y apenado ante tal situación tomo la determinación de hablar con Noelia y hacerle saber la decisión que había tomado.

Si no podían verse, si nunca se entregarían el uno al otro, para que continuar, era mejor dejarlo todo ahora y seguir cada uno con su vida.

Pidió una ultima vez a Noelia verse y así podría explicarle en persona la decisión que había tomado, Pedro consideraba que una decisión así era para comunicarla en persona, pero nuevamente recibió una negativa por parte de Noelia.

Ante esta negativa y decidido a terminar con aquella relación, dijo a Noelia que tenia que hablar con ella y ella reitero que ya estaban hablando aunque a través del chat. El insistió hablar, no charlar. Ella permaneció callada por un momento, pero no tardo en preguntar ¿ hablar de que?.

Pedro dijo, quiero comunicarte la decisión que he tomado, ¡ me retiro!.

Noelia un poco confundida pregunto ¿ de donde ?.

Pedro respondió, ” me retiro de ti, tras haberlo pensado detenidamente creo que es la mejor decisión”.

No le dio tiempo a exponer sus motivos, cuando recibió una nueva comunicación de Noelia, “Adiós”.

Eso fue todo, Noelia no quiso saber cuales eran los motivos, esto entristeció mas aun a Pedro.

Si difícil resultó tomar la decisión de terminar con aquella relación, mas difícil aun resultó asimilar que Noelia verdaderamente no lo amaba.

Pedro que en Noelia siempre había visto a su gran amor, entendió que se marchaba para siempre y que su gran amor quedaba atrás, que lo que por ella sentía nunca cambiaria, pero que su relación era una relación imposible, que siempre lo había sido y que siempre lo seria.
Es difícil dejar atrás un gran amor, pero quien sabe lo que la vida nos tiene guardado, así que a veces hay que tomar la decisión de coger el tren o quedarse en el anden……

Compartelo con tus amigos!

Lo + Visto

Siguenos en Facebook

Siguenos en Google +