Hoy desperté con ganas de tí.

Mis manos simularon a las tuyas recorriendo sobre mí…
Bastó imaginarte mordiendo tu labio inferior
para que mi miembro llegara a su máxima erección.

Recordar tu mirada y gemidos me hicieron perder la calma,
mi piel se erizó al mirar tus fotos a gatas sobre la cama
y es que no puedo negar que fantasear contigo es una delicia
y más cuando escucho tu voz mientras me froto… Me desquicias.

Fueron minutos llenos de exquisita perversión,
imaginar cada palabra que me dices me hacen perder la razón,
sentí cada lamida de tu lengua en mi erección
y las ganas de terminar sobre tu boca aumentaron mi palpitación.

Hoy desperté con ganas de ti
y me masturbé con tus recuerdos, no reprimo mi sentir…
Nuestra forma de sentirnos supera la realidad,
tú me llevas al cielo imaginándote hasta hacerme eyacular.

– Me provocas orgasmos mentales, me mojas de pensarte tomando mis caderas
besándome la entrepierna, quedándote en mis pezones con la lengua ansiosa, lujuriosa y violenta.

No me extrañes tanto que siento que la piel se me va contigo, no me anheles tanto por las mañanas mejor invitáme amanecer contigo,
que mis manos sean las que te desnuden,
las que recorran deseosas de robarte unos gemidos,
con mis ricos besos repartidos

Quiero tu lengua con la mía, tus manos en mis nalgas, tu divino sexo embistiendo el mío,
deseo tu erección hecha lluvia dentro de mi boca mientras tú tocas el cielo, quiero que veas mis ojos para que ahora conozcas el infierno.

Implora mi cuerpo contra el tuyo,
bésame para que me moje y vérsame para tatuar este encuentro de caricias infinitas.