Lo primero que te diría sería ponte a rezar, porque tendrás un largo camino; no todos los casos de hijos adolescentes son iguales, pero hay ocasiones en que ciertos adolescentes pondrán en juego todas tus capacidades.

Comprende que si ese pequeño de un día a otro comienza con gritos o a levantarte la voz, no lo hace porque no te quiera, realmente tiene verdaderos cambios emocionales en su cerebro y no sabe cómo controlarlos.

Lo primero que debes hacer, es dejar de gritar, insultar y golpear; los riesgos hoy en día son demasiado altos. Es preferible utilizar la inteligencia emocional. Por ejemplo si el te grita o insulta, le aclaras que no tiene permitido hablarte así, y te alejas inmediatamente, avisándole que cuando se calme y comience a controlar sus emociones, podrán seguir negociando sobre el tema en cuestión.

Si desde el inicio de la adolescencia, les indicas a tus hijos, que los gritos no generan ni miedo o manipulación en ti, por el contrario cierran los canales de comunicación, cuando tu hijo se calme, acudirá a ti como si nada hubiera pasado y podrán comenzar el dialogo de nuevo; incluso los hijos olvidarán que te gritaron, así que no esperes que te pidan disculpas, al menos no en un principio, pero, recuerda que los hijos nunca olvidan si tú les gritas o golpeas, así que mejor no lo hagas.

También le puede gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *