Consejos

Si tu ex ya consiguió pareja ¿Para qué te atormentas más? Haz esto y libérate

En lugar de torturarte pensando “¿por qué está con esa persona y no conmigo?”, repasa de manera asertiva por qué todo terminó. Piénsalo. Tal vez al conocerse de verdad, no encajaban en una misma relación. Deja ir tu pasado y vive tu presente.

Una ruptura de cualquier tipo es complicada. Ambas partes resultan heridas con un cambio tan repentino, y nuestro cerebro en ocasiones no nos permite avanzar y dejar atrás a quien ya no estará en nuestra vida, pues perder al ser amado desata sensaciones que vuelven complicado olvidar las emociones y todo lo vivido a su lado.

Esto suele volverse especialmente doloroso cuando esa persona que ha significado tanto encuentra refugio en otros brazos, mientras que la otra parte se siente incapaz de superar la pérdida. Llegan a la mente las preguntas obsesivas: “¿Quién es esa nueva persona? ¿Por qué ha podido superarlo tan rápido? ¿Será que nunca me amó?”…

Aunque duela debemos enfrentar la realidad: la relación se ha terminado y cada uno es libre de elegir lo que le convenga. ¿Cómo hacerse a la idea de ver a la ex pareja con alguien más? Es difícil en un inicio y puede resultar una tortura, sin embargo debemos aprender a lidiar con ello y seguir adelante. A continuación compartiré algunos consejos que pueden ayudarte a pasar el trago amargo y a mantener la calma.

1. No te dejes llevar por los celos

Los celos son muy malos consejeros cuando se trata de superar una ruptura; considera que éstos reflejan inseguridad y apego poco saludable hacia la ex pareja. Recuerda que él o ella no es tu propiedad y que debes respetar sus decisiones sin entrometerte. Verás que si dejas de concentrar tu pensamiento en eso tu cerebro se adaptará a la situación y pronto volverás a sonreír.

Considera también que la mayoría de los “romances repentinos” o “por despecho”, después de una ruptura suelen servir para llenar los vacíos emocionales que ha dejado una relación larga; quizá tu ex pareja sea incapaz de estar sola, y esa sea la solución que encontró para superar lo ocurrido. Claro que no es saludable, sin embargo muchas personas recurren a ello para curar sus heridas, aunque generalmente fracasan.

2. Recuerda la razón por la que terminó la relación

En lugar de torturarte pensando “¿por qué está con esa persona y no conmigo?”, repasa de manera asertiva por qué todo terminó. Piénsalo. Quizá ahora te duele estar solo, pero recuerda todo lo que ocurrió, lo que te orilló a tomar esa difícil decisión. Ten en mente los momentos amargos, la falta de equidad, la falta de cariño, de atención, y los insultos; las pocas consideraciones o las diferencias que construyeron un abismo entre ustedes.

Cuando sólo una persona trabaja en mejorar, la relación se hace insostenible. Aunque es terrible recordar lo malo y el cerebro busca imponer las sensaciones agradables, debes ser asertivo y tener en cuenta que la decisión que tomaste es la correcta.

3. Compara tu vida antes y ahora

No te obsesiones con la idea de tu ex pareja con otra persona, porque eso solamente te traerá dolor y pesar. Es momento de que consideres los cambios buenos que ha tenido tu vida desde que la relación terminó; en un inicio te costará trabajo aceptarlo, pero piensa en forma positiva. Ahora tienes más tiempo para realizar las actividades que descuidaste, has retomado el contacto con tus amistades, con tu familia, y aprendiste una valiosa lección.

4. Nadie es indispensable para tu felicidad

Ten presente que tu felicidad no depende de otras personas: de tu pareja, tu familia o tus amigos, sino de ti. No pienses que tu mundo se derrumba porque esa relación finalizó, pues si te hacía sentir atado y poco valorado, quiere decir que terminar ha sido la mejor decisión. Es momento de pensar en tus necesidades y en lo que te hará sentir pleno.

5. Enfócate en tu superación personal

Para liberarte de la idea de tu ex pareja en brazos de otra persona, debes centrar tu atención en lo que necesitas para estar bien. Puedes darte permiso para sentir y liberarte del dolor; es válido llorar y expresar tu pesar con tus seres queridos, pero no debes permitir que el sufrimiento te llene de amargura y frene tu desarrollo. Enfócate en ti, en tu superación, retoma las metas y proyectos que dejaste a un lado; llegó el momento de redescubrirte como individuo libre y de reflexionar lo que buscas en una relación.

6. Elimina o limita el contacto con tu ex pareja

Esto es aún más complicado cuando hay hijos de por medio, pues aunque la relación se termine, la paternidad es para toda la vida. Es importante tener contacto únicamente por los hijos, no para cuestiones personales ni para entrometerse en la vida del otro; esto no quiere decir que con el tiempo pueda haber una relación cordial, pero para superarlo, lo mejor es alejarse mientras estabilizas tus pensamientos.

Si es posible evita al máximo el contacto, tanto por redes sociales como por teléfono o en persona; dejar de ver a esa persona ayudará a tu cerebro a asimilar la ausencia de manera más efectiva.

Quizá el dolor que sientes ahora sea complicado, pero es necesario que afrontes la realidad. Si comienzas a enfocarte en ti todo será más sencillo; pronto verás que el mundo no se termina y que, no importa cuánto duela, siempre podrás encontrar algo mejor. Date la oportunidad de ser feliz en una nueva relación.

Lo + Visto