Reflexiones

EL TRIPLE FILTRO

Sócrates tenía una alta reputación y era muy estimado por su elevado conocimiento.
Un día un conocido del gran filósofo se le aproximó y dijo:
– “Sócrates, ¿sabes lo que acabé de oír sobre aquel tu amigo?”
– “Espera un minuto,” – respondió Sócrates – “antes que digas alguna cosa me gustaría hacerte una pregunta. Se llama la Pregunta del Triple Filtro.”
– “¿Triple filtro?”
– “Si,” continuó Sócrates, “antes que hables de mi amigo,tal vez sería una buena idea parar un momento y filtrar aquello que vas a decir. Por eso le llamé el Triple Filtro. Y continúo: “El primer filtro es la VERDAD. ¿Tienes la certeza absoluta de que aquello que me vas a decir es perfectamente verdadero?”
– “No, dijo el hombre, lo que sucede es que oí decir que…”
– “Entonces, ” – dice Sócrates, “no sabes si es verdad. Pasemos al segundo filtro , que es la BONDAD. ¿Lo que me vas a decir sobre mi amigo es BUENO?
– “No mucho, al contrario…”
– “Entonces, continuó Sócrates, quieres decirme algo malo sobre él y aún por encima no sabes si es verdadero o no?? Pero bien, puede ser que aún pases el tercer filtro: El último filtro es la UTILIDAD. ¿Lo que me vas a decir sobre mi amigo será útil para mí?”
– “No, creo que no…”
– “Bien, ” – concluyó Sócrates – “si lo que me dirás no es NI BUENO, NI ÚTIL, Y MUCHO MENOS VERDADERO, ¿para que decírmelo?”
Usemos el Triple Filtro en nuestra vida diaria cada vez que fuésemos a hablar sobre alguien .

Compartelo con tus amigos!

Lo + Visto

Siguenos en Facebook

Siguenos en Google +