Una familia se había comprado un auto nuevo, cero kilómetros, hermoso de defensa a defensa, el tapizado, el color, todo…

El padre amaba ese auto, todo su esfuerzo estaba concretado ahí, salieron en él, su esposa y el pequeño de ambos de solo tres años, al llegar a una estación de servicio bajaron los padres y dejaron al niño en el auto, cerrando las puertas por seguridad. El niño encontró un marcador y comenzó a escribir en todo aquel tapizado con un gran entusiasmo y amor, ya que los niños hacen sus cosas en esta inocente condición, después de un rato llegaron los padres y al ver la travesura, el papá comenzó a encenderse en furia, y al ver el hermoso tapizado de su auto nuevo todo rayado comenzó a golpear al niño en sus manos y a jalarlo con mucha fuerza hasta que tuvieron que sacarle al niño de entre sus golpes, el niño estaba en muy mal estado, tuvo que llevarlo al hospital inmediatamente.

Las cosas se complicaron de tal forma que al final…debieron amputarle las manos al pequeño, ya que no había otra opción posible, al llegar a la habitación, el padre envuelto en lágrimas y arrepentimiento, escucho la dulce voz de su pequeño.

-Hola papi, ya aprendí la lección, no lo voy a hacer más pero por favor devuélveme mis manitas.

También le puede gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *