Poemas

Mi corazón ha de extrañarte, aunque no se extraña lo que no se conoce

Compartelo con tus amigos!

Te he buscado un par de veces en cada atardecer, te he visto unas tres en cada madrugada. Quizás te he besado, o te he admirado en la parada de bus que frecuentas. Te he visto, te he conocido. Y tal vez no.

Mi mente te ha creído blanca, morena. Mulata. Mi mente, te ha deseado sin verte y te ha visto deseándote. Mi corazón ha de extrañarte, aunque no se extraña lo que no se conoce, aunque se conozca también puede no extrañarte.

Mi corazón se ha detenido un par de veces si has pasado por el frente, o le has hecho latir tan fuerte como sismo en DF.

Y quizás, las 119 palabras anteriores sólo sean el resultado de una utopía generada por mi cerebro y mi corazón esperanzador, ansioso por tu llegada.

Y cuando estés, pasearemos por los lugares que frecuentaba buscándote para que entiendas como te ideliacé; una, dos, tres y las veces que se vistieron de derrota creyendo acabar con la máquina de fantasías que ajusté para que vinieras.

Cuando estés, reclama la maleta de besos que fui apilando una encima de otra por las ganas que siempre tuve de tenerte. Cuando estés, estaremos. Y ya no habrán palabras que te idealicen, sino besos que te construyan, uno a uno, todos los días.

Compartelo con tus amigos!

Lo + Visto

Siguenos en Facebook

Siguenos en Google +