Frases Películas Poemas

Contigo, amor mío, no puedo callar

Hay un calor innegable que se enciende con esa chispa al mirarnos, al amarnos, al sentirnos cerca el uno del otro, el mismo que nos invade el cuerpo, que nos abraza el ser entero, el que proviene de lo inevitable. Contigo, amor mío, no puedo callar todo lo que me provocan tus ojos en los míos, me endulzas y también me incendias, me elevas y tocas toda mi existencia. Sí, quiero besarte y hacerte lo que hacen los amantes, los que se entregan al amor y arden. Abrazada a ti, ahí en la curva de tu cuello, es tu aroma el que bebo, ahí mi boca va trazando un camino de roces con mi aliento que me lleve a tus labios, dulce es el primer beso que se va coloreando apasionado al sentir tu lengua enredada en la mía que me estremece. Mis manos no quieren guardarse, me nace acariciarte, me nace amarte, en tu pecho se posan, el rostro te besan y todo te adoran. Desnuda del alma ya me tienes, mi vida, deja que se quede la ropa en el suelo. Tu mano me lleva otra vez a tus labios y la otra inquieta en mi cuerpo algo en el Sur está buscando, esa flor que se humedece con tu tacto. Te recorro todo, voy dejando caricias en tu cuerpo que te erizan, que te incendian y te avisan que en mí te deseo. Te pruebo entero y me sabes a dicha, me sabes a destino donde por amor a ti me entrego. Esa pasión divina que endurece a tu hombría es la misma que moja a lo más suave de mis pétalos, es donde sintiéndote entre ellos, en lo más hondo de mi vida, somos el vaivén incontenible que nos agita, con el que nos desbordamos a mares, el que nos lleva con el fuego de cada caricia a tocar juntos el cielo. Tuya soy, amándote estoy, con el alma a ti unida y con el corazón.

Lo + Visto

Siguenos en Facebook

Siguenos en Google +