club-de-los-corazones-solitarios

El club de los corazones solitarios. ( Capitulo 37 )

Capitulo 37

Llevaba temiendo la fiesta desde que me había enterado de que Tracy le había pedido a Ryan que fuera su pareja. Había esperado a que ella lo sacase a relucir, pero no había dicho ni palabra. Ni siquiera en ese momento, cuando nos estábamos arreglando.
Quité el tapón de un bote de maquillaje iluminador y empecé a extendérmelo por el cutis.
—No te olvides del escote —advirtió Diane mientras señalaba mi top granate, sin mangas y de cuello en pico. Lo había combinado con unos vaqueros nuevos azul marino, cinturón de lentejuelas plateadas y botas de tacón. Di un paso atrás para mirarme en el espejo, satisfecha con el resultado.
—A ver, déjame probar —dijo Tracy, mientras me quitaba el iluminador y empezaba a aplicármelo. Tracy llevaba un top ceñido de encaje negro con pantalones de campana negros, de raya diplomática. Aquella noche, con el pelo suelto, estaba preciosa. Por norma general, lo llevaba recogido en una coleta. Saltaba a la vista que se estaba esforzando al máximo por causa de Ryan.
—Muy bien, creo que estamos preparadas —concluyó Diane mientras nos examinábamos unas a otras en el espejo de mi cuarto de baño. Diane, como siempre, iba impecable. Llevaba una falda recta de color negro y un jersey de cuello alto de tono verde mar, con un top a juego debajo.
Entramos en el dormitorio para recoger los abrigos, pero Diane se sentó en la cama y abrió su bolso a juego, de tono verde mar.
—Tengo algo para vosotras —anunció mientras sacaba dos cajitas envueltas en papel plateado, con una cinta roja, y nos las entregaba a Tracy y a mí—. Quería que supierais lo mucho que aprecio todo lo que habéis hecho por mí este curso.
—Diane, no tenías por qué —protesté.
Se limitó a negar con la cabeza y señaló el paquete con la barbilla.
Tiré de la cinta roja y tuve cuidado para no romper el delicado papel de color plata. Ahogué un grito al ver una caja azul de Tiffany.
—¡Diane! —no podía creerlo. Levanté los ojos para cerciorarme de que Tracy no me llevaba la delantera. Me hizo una seña de asentimiento y ambas abrimos nuestras respectivas cajas.
En el interior, había una bolsa azul, a juego. Al abrirla, encontré una pulsera de eslabones de plata con un corazón en el cierre.
—Es preciosa —dijimos al unísono Tracy y yo.
—Leed la inscripción —pidió Diane mientras se acercaba a mí y colocaba el corazón en alto. En un lado se leían las siglas del club: CCS en el otro, mi nombre. Se acercó a mí y me colocó la pulsera alrededor de la muñeca.
—Diane, te has pasado. No deberías haberlo hecho —insistí.
—Es verdad, Diane. ¡De Tiffany, nada menos! —Tracy empezó a toquetear el cierre.
Diane se acercó para ayudarla.
—Chicas, habéis hecho tanto por mí este curso… Es una forma de daros las gracias. Además… —Diane levantó su brazo izquierdo y se subió la manga para enseñarnos que llevaba una pulsera igual que las nuestras—. No os parece una horterada, ¿verdad?
No podía apartar los ojos de la pulsera. Era lo más bonito que me habían regalado nunca.
—No, para nada —Tracy y yo abrazamos a Diane, formando una piña entre las tres.
—Y hay algo más que quería deciros —Diane parecía nerviosa—. Sé que las cosas están cambiando en el club y que dentro de poco empezaréis a salir con chicos… Sólo quería que supierais —levantó los ojos hacia mí— que os voy a apoyar, sea quien sea vuestra pareja.
Es decir: lo sabía.
Sabía lo de Tracy.
Tracy le frotó la espalda.
—Gracias, Diane. Sabes que nosotras también estaremos ahí para ti, siempre que nos necesites.
Ambas empezaron a salir de la habitación.
—Esta noche lo vamos a pasar en grande —auguró Tracy.
«Sí, desde luego».
Daba la impresión de que éramos casi las últimas personas en llegar a casa de Amy. Tuvimos que aparcar a la vuelta de la calle.
Las tres nos cogimos del brazo mientras llamábamos al timbre. Escuchamos que el ruido disminuía en el interior cuando Amy abrió la puerta, con un precioso vestido rojo hasta la rodilla.
—Bienvenidas —dio un paso a un lado para que viéramos a todo el mundo reunido en el salón y extendido por la cocina anexa.
—¡Felices vacaciones! —exclamaron todos a una, y rompieron a aplaudir.
—Vaya, chicos, debéis de estar hartos de repetir lo mismo —comentó Tracy.
Tardamos un rato en darnos cuenta de que aquello iba por nosotras. Todas las socias del club estaban de pie, ovacionándonos. Vi a Ryan, a Tyson y al hermano de Tracy en un rincón, también aplaudiendo.
—¿Qué pasa? —preguntó Diane a Amy.
—Queríamos daros a las tres el recibimiento que os merecéis —nos acompañó dentro y cogió nuestros abrigos.
Las ovaciones se apagaron, aunque nos percatamos de que todo el mundo nos miraba con una sonrisa. Volví los ojos a Jen y a Morgan para ver si me daban una pista. Ambas se limitaron a sonreír.
—Bueno —dijo Amy, señalando a la multitud—, queríamos que supierais lo mucho que habéis significado para todas las personas que estamos aquí.
Tracy me agarró de la mano y me dio un apretón. Me imaginé que, después de todo, tenía razón. En efecto, las tres habíamos creado algo. Algo positivo, algo que merecía la pena. A pesar de lo que otros chicos del instituto, o el director Braddock, pudieran pensar.
—Sólo queríamos entregaros un detalle para demostrar nuestro agradecimiento —Amy agarró tres regalos de debajo del árbol de Navidad, colocado junto a la ventana salediza—. Jen y yo estuvimos recordando cuando nos unimos al club, y todo aquello de lo que hablamos. No nos podíamos figurar en aquel entonces que bajo aquel árbol, delante del instituto, iba a empezar algo tan importante —Amy hizo un gesto hacia la sala abarrotada.
Diane, Tracy y yo nos dispusimos a desenvolver nuestros paquetes, aunque empecé a inquietarme al oír risitas nerviosas en el salón. Me hice un lío con el envoltorio, de modo que Tracy fue la primera en abrir el regalo.
—¡Es increíble! —exclamó. Miré en su dirección y vi que sujetaba en alto una camiseta blanca con mangas tres cuartos de color rosa. Me enseñó la camiseta. En la parte delantera, decía: CCS y, en la espalda: LARSON.
Solté una carcajada mientras Amy proseguía.
—Bueno, pensamos que ya era hora de que, por fin, tuviéramos camisetas —todo el mundo en la estancia sacó su camiseta a juego—. Y ahora, ¿qué creéis que hará Braddock si entramos todas en el instituto el primer día llevándolas puestas?
—Un momento, no quiero tener la culpa de que ingresen a un hombre en el hospital—. Tracy se acercó a la mesa con las bebidas, agarró tres vasos de sidra y nos entregó uno a Diane y otro a mí.
—Penny, deberíamos hacer un brindis.
Levanté el vaso.
—¡Por el Club de los Corazones Solitarios!
—Y también —añadió Tracy—, por todas las personas que nos han apoyado —hizo una seña hacia la esquina del salón donde estaban su hermano, Tyson y Ryan. Luego, me miró. Me agarró de la mano—. Venga, vamos a relacionarnos.
Fuimos recorriendo el salón, dando las gracias y deseando felices vacaciones a todo el mundo. Las socias del club estaban de un humor excelente y se habían puesto guapísimas. No podía imaginar mi vida sin ellas.
—Eh, vayamos allí —Tracy empezó a arrastrarme hacia el rincón donde Ryan estaba hablando con Mike y Michelle.
No, por favor, no me apetecía ejercer de sujetavelas. Prefería no tener que presenciarlo. Mi corazón no lo iba a poder soportar.
—Felices vacaciones —dijo Tracy. Me pegó un empujón tan fuerte que estuve a punto de caerme encima de Ryan—. Vaya, ¿qué te han puesto ahí dentro? —señaló con la barbilla mi vaso de sidra.

Me sonrojé, de pronto inundada por una vibrante energía interior. Debía de ser por tantas emociones en la misma noche. O por los doce pedazos de dulce de azúcar que me había zampado.
—Así que lo conseguimos. Hemos sobrevivido —Ryan chocó su vaso contra el mío.
Sonreí. No dije nada, en espera de que Tracy saltara a la acción y empezara a hacer gala de sus encantos delante de Ryan. Me giré hacia Tracy y me di cuenta de que se había marchado. Michael y Michelle también se habían ido. Ryan y yo estábamos solos.
—¡Eh, hola! —me colocó la mano en la parte de atrás de la cintura—. ¿Todo bien? ¿Es que te ha explotado el cerebro con tantos exámenes? —se puso a juguetear con mi peinado.
Le aparté la mano con una palmada.
—Cuidado, se tarda mucho en conseguirlo, ¿sabes? Sobre todo por esa abolladura antigua.
Ryan se echó a reír.
—Vale, de acuerdo.
Esbocé una sonrisa traviesa.
—Vamos a ver si te gusta a ti —levanté la mano e hice lo que siempre había deseado hacer: alborotarle el pelo. Era tan suave como me había imaginado.
Solté una carcajada.
Me di cuenta de que todos los presentes nos miraban y que luego, en cuanto les devolví la mirada, apartaron los ojos a toda prisa.
De acuerdo, no debería estar jugueteando de aquella manera con el chico que le gustaba a Tracy.
Me alejé de Ryan para que no nos rozáramos.
Aunque pensé que, tal vez, no debería mostrarme tan cohibida. Todo el mundo sabía que éramos amigos. Estaba convencida de que sólo eran imaginaciones mías.
Pero, por si las moscas, di otro paso atrás.
No daba crédito a lo mucho que estaba comiendo, pero me figuré que no pasaría nada porque me tomara otra porción de dulce de azúcar. Me metí en la boca el último pedazo del plato y empecé a recoger la mesa.
La fiesta estaba llegando a su fin y sólo quedábamos una docena de personas. Me había quitado las botas al ponerme a recoger los desperdicios esparcidos por el salón.
Tracy se acercó, enlazó su brazo con el mío y me llevó al vestíbulo.
—¡Dios mío! —exclamó—. Pensé que si lo invitaba, por fin te decidirías a hacer algo; pero ya veo que no. A veces, resultas desesperante.
«¿Cómo?».
—Vete con él de una vez, ¡me pones de los nervios!
«¿Cómo?».

Me quedé mirándola, Tracy soltó un gruñido.
—Pen, soy tu mejor amiga desde hace años. ¿Crees que no sabía lo que pasaba entre Ryan y tú?
«¿Cómo?».
—Escucha, Penny. Ya sé que has estado preocupada por el tema de las citas con chicos y la prohibición del club. Pero las reglas han cambiado, ¿te acuerdas? Deja de boicotearte a ti misma de una vez —esbozó una sonrisa—. Además, no hay quien te aguante cuando te empeñas en ocultar tus sentimientos, así que ve ahí adentro y pídele que salga contigo.
—Espera —yo estaba en estado de shock—. ¿Invitaste a Ryan por mí?
Tracy soltó un gruñido.
—¡Pues claro! ¿Por qué, si no?
«Mierda».
Me puse a negar con la cabeza.
—No puedo…
«Oh, Dios mío».
Volví la mirada y vi a Ryan hablando con Morgan y Tyson. Nunca en mi vida le había pedido a nadie que saliera conmigo. ¿Y si respondía que no?
—No va a responder que no.
«¿Cómo lo…?».
—¿Y qué me dices de Diane? —pregunté, confiando en poder posponer el asunto unos cuantos días, o meses, o años.
—¿Es que no la has oído antes?
Miré a Tracy sin dar crédito.
—Se estaba refiriendo a mí…
—En serio, Penny. Diane y yo ya hemos hablado de esto…
—¡Un momento! ¿Tú y Diane habéis hablado de esto?
—Pen, Ryan cantó para ti delante del instituto entero, ¿te parece poco? Es prácticamente lo único de lo que hablamos las del club cuando tú no estás delante.
«Genial, el club lo sabe». Así que la gente me miraba con razón. Qué vergüenza. Aquello no podía estar pasando.
—Además, tú y Ryan sois los mejores amigos de Diane. Quiere que los dos seáis felices.
—Bueno, primero debería hablar con ella…
Tracy sonrió.
—Se ha marchado. No quería que te sintieras incómoda. Me pidió que te dijera que la llames mañana para preparar el conjunto que te vas a poner en tu cita.
Diane se había marchado. Pero…, pero…
Tracy se limitó a sacudir la cabeza.
—A veces, realmente me das que pensar. ¡Venga, a por él!
Antes de que pudiera recobrar el aliento, Tracy vociferó:
—¡Eh, Ryan! ¿Tienes un segundo?
«Ay, Dios mío. Ahora no. Ahora mismo soy incapaz».

Ryan se disculpó y se acercó hacia nosotras, un tanto desconcertado.
—¿Qué pasa, Tracy?
Tracy sonrió y tiró de Ryan de tal forma que se quedó justo enfrente de mí.
—No tengo sitio en mi coche, ¿te importa llevar a Penny a casa?
—Claro que no —respondió.
—¡Genial! Más que nada porque tiene que pedirte algo —Tracy se dio la vuelta y empezó a alejarse.
Yo estaba horrorizada a más no poder.
—Ah, otra cosa —Tracy se giró y señaló encima de nuestras cabezas—. Estáis debajo del muérdago. ¡Adiós!
Ryan y yo levantamos los ojos y vimos una rama de muérdago justo encima de nosotros.
Miré hacia atrás y vi que Tracy metía en la cocina a las pocas personas que quedaban en la fiesta.
La iba a matar.
Me giré de nuevo y di un ligero respingo al descubrir que Ryan se inclinaba hacia delante para besarme.
Al ver mi reacción, dio un paso atrás.
—Perdona, es por la… tradición navideña —señaló sobre nuestras cabezas—. No debí hacerlo —se alejó otro paso más.
—No, no pasa nada. Yo…
¿Cómo se suponía que iba a dar el paso?
—Querías pedirme algo, ¿no? —Ryan cruzó los brazos y una expresión divertida le cruzó fugazmente el rostro.
—Mmm, sí. Verás…
Lo mío era un caso perdido.
—Bueno, es curioso… —«venga ya, puedes hacerlo»—. Parece que las cosas han cambiado un poco en el club.
—¿Me he perdido algo? ¿Es que te han expulsado?
—Ja, ja. Todavía no —respiré hondo—. Bueno, ya sabes que no podíamos, eh…, no…
—No podéis tener novio.
—Hasta el momento, no. Pero hemos decidido que, a lo mejor, no era justo para la gente…
—Entiendo. ¿Y ahora?
Empecé a moverme de atrás adelante. ¿Por qué Tracy me hacía aquello? No estaba preparada, en absoluto.
—Bueno…, quería… intentar…, —durante todos aquellos años, no me había parado a pensar en el mérito que tenían los chicos: lo de declararse era una tortura.
—Penny, ¿quieres salir conmigo?
¡Guau!, qué fácil.
Por suerte, Ryan había captado la indirecta.
—Sí, claro que sí.

Nos sonreímos mutuamente. Ryan dio un paso al frente y me abrazó por la cintura. Entonces, caí en la cuenta de algo.
—¡Espera! No podemos salir los sábados por la noche. Están reservados para el club.
—No importa. Quedan otras seis noches en la semana.
Me lo estaba poniendo demasiado fácil. Tal vez eso de salir con un chico no iba a resultar tan complicado, al fin y al cabo.
—¡Ah! Y almuerzo con las chicas. Y si quieres hacer algo, me lo tienes que decir con antelación, porque no voy a cambiar los planes que tenga con alguna de mis amigas por que se te ocurra llamarme.
Ryan asintió.
—De acuerdo. ¿Alguna cosa más?
—Mmm, bueno, tendré que repasar el nuevo reglamento. Quiero asegurarme…
Ryan me agarró de la mano y se inclinó hacia delante.
—Penny, no pienso apartarte de tus amigas. ¿Qué te parece si salimos unas cuantas veces antes de empezar a establecer un exceso de reglas entre nosotros?
Me sonrojé. Tenía que serenarme un poco antes de empezar a tomar decisiones sobre nuestra relación.
—Me parece bien, sí.
—De acuerdo. Vamos a despedirnos de todo el mundo y te llevaré a casa.
Se dispuso a encaminarse a la cocina.
—¡Espera! —lo llamé. Señalé el muérdago, que seguía sobre mi cabeza—. No estaría bien romper una tradición navideña.
Ryan me sonrió y se acercó hasta mí. El corazón me latía a toda velocidad mientras, con ternura, me cogía la cabeza entre sus manos. Se inclinó hacia delante y yo, en vez de quedarme helada o salir huyendo, me incliné hacia él mientras me besaba.
Apartamos los labios y se quedó a unos centímetros de mi cara.
—Me he pasado el curso entero esperando este momento —admitió.
—¿Por qué has tardado tanto? —le pregunté.
—¿De verdad necesitas que te lo recuerde? —ambos sonreímos.
Cuando entramos en la cocina, se hizo de pronto un silencio.
No costaba imaginarse de qué habían estado hablando.
Mientras nos despedíamos de todo el mundo, Tracy se acercó y me dio un abrazo.
—Entonces… —me examinó la cara y, sin lugar a dudas, se enteró de lo que había ocurrido.
Tracy se mordió el labio y trató de disimular una sonrisa. Me eché a reír. Me alegraba de que mis amigas me apoyaran hasta tal punto. Ryan se acercó y mantuvo mi abrigo abierto para que me lo pusiera.
—Bueno, Tracy, gracias por invitarme —le dijo.
Tracy pegó un salto y lo abrazó con fuerza.
—Gracias a ti.

Mientras Ryan y yo nos marchábamos, Tracy me dijo moviendo los labios: «¡Llámame!».

HERE COMES THE SUN

“”Little darling,, it´s been a long cold lonely winter……””

También le puede gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *