club-de-los-corazones-solitarios

El club de los corazones solitarios. ( Capitulo 32 )

Capitulo 32

—Vamos a ver, Penny Lane, éste es nuestro pequeño secreto. Hagamos un juramento —papá alargó su dedo meñique y lo trabó con el mío—. Tu madre me mataría si se enterase de lo que hemos hecho con las sobras.
Papá y yo estábamos comiendo solos el sábado, y ninguno de los dos había podido soportar la visión de los restos del pavo vegetariano…, de modo que lo arrojamos al triturador de basuras. Mamá no se iba a tragar el cuento de que yo había contribuido a acabarlo.
—Bueno, ¿qué plan tenéis las del club esta noche? —preguntó papá.
—Vamos a ir a ver una película para que no tengáis que preocuparos por un tropel de chicas pegando chillidos por la casa.
Papá sonrió.
—Bueno, es un alivio. ¿Hoy no habrá karaoke, entonces?
Uf, ése era precisamente el propósito de ir a ver una película: tratar de distraer a Jen del karaoke del fin de semana siguiente. Estaba superagobiada. Yo le había prometido cantar un solo y, encima, también había accedido a dirigir al club en una interpretación de Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band.
Sonó el teléfono y papá se acercó y contestó.
—Ah, hola, Ryan.
«No puede ser…».
Me quedé observando y vi que mi padre fruncía la frente.
—No, no; has hecho bien. Estaré en la clínica en cinco minutos. Allí nos vemos.
Urgencia médica.
—¿Va todo bien?
—En realidad no. Era Ryan Bauer. Su hermana se ha caído y se ha golpeado la boca contra una mesa. Está sangrando. Tengo que irme a la clínica —agarró su chaquetón—. De hecho, Penny Lane, ¿te importa acompañarme? Puede que necesite otro par de manos.
—Eh…
—Además —añadió—, Ryan está un poco alterado. Le vendría bien la compañía de una amiga.
Antes de que pudiera protestar, papá me lanzó mi cazadora y salió por la puerta principal.
Cuando aparcamos el coche, Ryan nos estaba esperando. Sujetaba en brazos a su hermanastra de ocho años, Katie, cuya larga melena oscura le tapaba la cara. Papá

corrió hacia él y acarició la cabeza de la niña.
—Cariño —le dijo a la pequeña—, todo irá bien —me entregó las llaves—. Penny Lane, abre la clínica, enciende las luces de mi consulta, pon en marcha los aparatos y saca instrumental limpio —Ryan me miró, cayendo entonces en la cuenta de que había acompañado a mi padre, y vi en sus ojos un destello de pánico.
Presa de los nervios, cogí las llaves y corrí a la puerta. Encendí las luces del techo y luego me apresuré a la sala de consulta principal. Como movida por un piloto automático, encendí los aparatos, saqué instrumental limpio y lo coloqué sobre la encimera.
Los sollozos de Katie iban en aumento mientras papá y Ryan se acercaban.
—Estaba en el piso de arriba, preparando la comida, y oí un estrépito. Me imagino que estaría pegando saltos y… se cayó —explicaba Ryan a mi padre.
Sentó a la niña en el sillón y papá, suavemente, apartó la toalla que le cubría la cara. No se veía más que sangre.
—¡Oh, no! —exclamó Ryan. Se tapó el rostro con las manos y empezó a recorrer la estancia de un lado a otro.
—Todo saldrá bien —aseguró mi padre. No sabía si se dirigía a Katie o a Ryan.
Me fui corriendo al despacho de la clínica, agarré a Abbey, la morsa de peluche, y regresé corriendo. Papá estaba examinando a Katie, que lloraba incluso con más fuerza.
—Toma, preciosa —me acerqué y le entregué el peluche con el que yo solía jugar a su edad. Katie, vacilante, cogió la morsa y, acto seguido, la apretó contra sí como si le fuera la vida en ello.
—Bueno, algunas piezas están un poco sueltas; pero lo solucionaremos. Voy a limpiar la herida y luego me encargaré de estabilizar los dientes —papá miró a Ryan, quien parecía a punto de desmayarse—. Penny Lane, ¿y si te llevas a Ryan al vestíbulo? —prosiguió mi padre, entre las protestas de Ryan—. Creo que es mejor que esperes allí —le dijo—. Ya has hecho todo lo que podías hacer.
Me encaminé hacia la puerta y Ryan me siguió. Sin pararme a pensarlo, le puse una mano en el hombro.
Se dejó caer en el sofá de la zona de recepción y se cubrió la cara con las manos.
—Mi madre me va a matar.
Me senté a su lado y lo rodeé con el brazo.
—Ryan, no has hecho nada malo.
—Ha sangrado mucho —protestó.
—Eso es porque la sangre se mezcla con la saliva y parece peor de lo que es en realidad —le aseguré.
De pronto, levantó la cabeza.
—¿Por qué has venido? —no habría sabido decir si estaba molesto o, acaso, avergonzado.
—Mi padre…, eh, pensó que podría necesitar ayuda… y que a ti te vendría bien una amiga —lo cogí de la mano y se la apreté.
Sonó el móvil de Ryan, y éste dio un respingo.

—Hola, mamá…, no, localicé al doctor Bloom… Sí…, vale…, de acuerdo…, lo haré… Hasta luego.
—Tienes que convencerte de que no es culpa tuya —insistí una vez que hubo colgado. Ryan se limitó a clavar la mirada al frente—. Verás, cuando yo tenía dos años, se suponía que Lucy me estaba cuidando. Ella sólo tenía diez años en aquel entonces, así que fue un poco irresponsable por parte de mis padres. El caso es que me dejó en lo alto de la litera de su habitación y, bueno, al minuto siguiente, me caí de la litera y me estrellé contra el suelo. ¿Y sabes qué? Salí casi normal —golpeé mi rodilla contra la suya—. O puede que no…
Ryan sonrió.
—Sé que se pondrá bien; pero, por el tono de mi madre, da la impresión de que la he decepcionado. Además, Cole protege tanto a Katie… Demasiado, creo yo. No sé… ¿tienes idea de lo agotador que resulta ser yo mismo, a veces?
Me quedé mirándolo, sin dar crédito.
—Ryan —repliqué—, nadie espera de ti que seas perfecto.
—Muy bien; pues díselo al entrenador, y a mis padres.
Nunca me había parado a pensarlo. Siempre había dado por sentado que Ryan, efectivamente, era perfecto.
—Yo tengo la culpa —prosiguió—. Me mato para estar a la altura de las expectativas de los demás. Por una vez siquiera me gustaría saltarme una clase, beber en una fiesta, no decir en cada momento lo que debo. Ya oigo a mis padres: «Deberías haber estado vigilándola, Ryan». «¿En qué estabas pensando, Ryan?». «Qué irresponsable, Ryan». «Estamos decepcionados, Ryan». Eso es lo peor. Cuando dicen que los decepciono, como si no tuviera derecho a meter la pata de vez en cuando. Me alegro de que mi padre no tenga que enterarse de esto.
Era la primera vez que Ryan mencionaba a su padre desde que éste no se había presentado en el partido de principios de curso.
—Si tengo que volver a escucharle decir una vez más que un sobresaliente bajo no es más que un notable alto, y que ninguna universidad pasable me va a admitir a menos que sólo saque sobresalientes en condiciones… Como si yo quisiera seguir su ejemplo y ser un gilipollas que sólo piensa en sí mismo.
Me quedé boquiabierta.
Ryan puso cara de horror.
—Lo siento… No debería… No quería decir…
—Tranquilo —le froté el brazo—. Estás nervioso por lo de Katie, nada más. Es que… últimamente se están acumulando muchas cosas.
Se giró hacia mí, con aspecto agotado.
—Sé que piensas que mi reacción está siendo exagerada, pero me paso tanto tiempo esforzándome para no decepcionar a la gente… Y qué pasa con lo que yo quiero, ¿eh?
—¿Y qué es lo que quieres? —pregunté.
—¿Importa, acaso? —replicó mientras apoyaba la cabeza contra la pared.
—Claro que sí, siempre que sea importante para ti.

—Bueno, no puedo conseguir lo que quiero, así que no tiene sentido.
Ryan mostraba un aspecto muy diferente de sí mismo; se le notaba vulnerable. Hizo que me gustara todavía más. Alargué el brazo y lo volví a coger de la mano.
—Ryan, eres una persona increíble, y te mereces todo lo que quieras.
Bajó la mirada a mi mano, agarrada a la suya.
—No soy estúpido, así que estoy dispuesto a conformarme.
Me desconcertó. No tenía ni idea de qué estaba hablando. Alargó su mano libre y la colocó debajo de mi barbilla, rodeándola.
—Sé que las cosas han estado un tanto raras entre nosotros, pero ¿podemos regresar a la normalidad, por favor?
No sabía yo si sería posible. ¿Qué era normal, a aquellas alturas?
Asentí.
—Lamento mucho todo lo que ha pasado, de verdad. Rosanna…
—Lo sé —interrumpió mientras me soltaba la barbilla y separaba la otra mano de la mía. Tuve el impulso de volver a cogerla, pero resistí.
—En fin —le di una palmada en la rodilla—. Lo tuyo es increíble. Vienes aquí con tu hermana y terminas consolándome a mí.
—Sí, ya sabes, don Perfecto se encarga de todo…
Me eché a reír.
—No presumas tanto. Acuérdate de que te oí cantar en el concierto y tú, chaval, tienes un pequeño problema con la modulación. Te aseguro que no eres perfecto, ni de lejos.
Negó con la cabeza y seguimos sentados, en silencio. Empecé a tararear al ritmo del hilo musical que sonaba de fondo.
—Ay, Dios mío —dije.
Ryan levantó la vista.
—¿Qué pasa?
Sacudí la cabeza.
—Nada, es sólo que… —me acerqué al escritorio y subí el volumen—. Parece apropiada, ¿no crees? —me puse a cantar la canción que sonaba: Help!, «¡Ayuda!», de los Beatles.
Won’t you please, please help me.
—¿Apropiada? No tienes ni idea de hasta qué punto —exhaló lo que pareció ser un suspiro de alivio.
Papá salió unos minutos más tarde, con Katie de la mano. La boca de la niña se veía mucho mejor, quitando la gasa que mi padre le había colocado para detener la hemorragia. Ryan se levantó de un salto, se hincó de rodillas y abrazó a su hermana.
—Muchísimas gracias, doctor Bloom. Siento haberlo llamado a casa. No sabía qué hacer…
Papá estrechó la mano de Ryan.
—Tranquilo. Hiciste lo adecuado.
Katie se acercó a mí y extendió la morsa de peluche en sus pequeños brazos. Me agaché.

—¿Sabes? Creo que vas a necesitar a Abbey más que yo —el rostro de la niña se iluminó. Salió corriendo hacia Ryan y lo abrazó por la pierna.
—Bueno —dijo él—. Tenemos que irnos. Gracias de nuevo, doctor Bloom —se acercó a mí y me dijo—: Gracias, Penny —acto seguido, me dio un abrazo. Luego, se inclinó y me besó en la mejilla.
Vi la expresión de sorpresa en la cara de mi padre. Mientras salíamos por la puerta principal, se quedó mirándome.
—Así que… Ryan. Estupendo chico, ¿verdad?
«No tienes ni idea», pensé.

WITH A LITTLE HELP FROM MY FRIENDS

“”I get by with a little help from my friends……”

También le puede gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *