Frases de Motivación Psicología Familiar

TODO ESTO APRENDÍ DEL SUFRIMIENTO

Aprendí a aceptar que no siempre puedo. A entender mis propias limitaciones con humildad. A cuidarme, a no exponerme ante situaciones y personas que no merecen mi tiempo y afecto.

Aprendí a pedir ayuda, a entender que fuerte no es quien no necesita de nadie sino quien puede hacerse cargo de lo que le pasa. 

Aprendí que a veces duele mucho el alma. Que la razón no siempre calma el corazón ni seca las lágrimas…

Aprendí que a veces necesito llorar mucho, que noches enteras lamentando lo sucedido no cambian el final.

Aprendí a perdonar. Ví que el odio dañaba más a mi corazón que a ningún otro. Entendí que cada cual lucha su propia batalla y es prisionero de sus propios defectos. Y desde entonces dejé de querer cambiar afuera para cambiar adentro.

Aprendí a apreciar la felicidad en los momentos de dicha. A entender que el calorcito del sol se siente más bello luego de varios días de tormenta…

Aprendí a ser más comprensivo, a abrir más mi corazón ante el dolor del prójimo. A saber que nada cura más que un abrazo y una caricia. Que las palabras no siempre son necesarias, pero para salir adelante siempre se necesita del amor y los abrazos de nuestros seres queridos.

Aprendí que la gente que me quiere es la que está ahí, a mi lado, cuando lloro mis lágrimas. Que miles eran en momentos de subida, pero pocos quedan si se trata de bajadas.

Aprendí que existe Dios, y que allí donde parecían ya no quedarme fuerzas es cuando más cerca lo sentia. Aprendí a entregarme a Él y confiar en Su plan, aún cuando no puedo entenderlo.

Aprendí que nadie puede atravesar por mí lo que me toca. Que nadie va a entender mi propio dolor ni a luchar mi propia batalla.

Aprendí que es inevitable, que crecer es asumir riesgos. Que las abejas producen miel y las rosas tienen espinas.

Aprendí que si miro al pasado, en su mayoría, doy las gracias por las cosas que he vivido. Que muchas de esas lágrimas hoy son risas. Que alejar a cierta gente fue un regalo. Que perder ciertos espacios hizo que hallase otros mejores.
Y que no importa qué tan oscuro parezca todo alrededor…
… siempre se puede volver a empezar”

Que opinan?

Lic. Daiana Odaia Slipak

%d bloggers like this: