El cura se declaró culpable de las acusaciones en su contra, las cuales lo señalaban como responsable de las violaciones de más de 50 niños.

Salieron a la luz las desgarradoras e indignantes palabras que utilizaba Gerald Francis Ridsdale, sacerdote australiano de 83 años, para abusar sexualmente de sus víctimas.

El cura se declaró culpable de las acusaciones en su contra, las cuales lo señalaban como responsable de las violaciones de más de 50 niños entre 1962 y 1988.

Según declaraciones recogidas por News.com.au, el fiscal Jeremy McWilliams aseguró que Ridsdale usaba las siguientes palabras antes de abusar sexualmente de los infantes: “Es parte del trabajo de Dios”.

“Le decía que si alguna vez le contaba a alguien, Dios castigaría a su familia”, manifestó McWilliams.

De acuerdo al fiscal, Ridsdale le habría dicho lo siguiente a una de sus víctimas: “Es nuestro pequeño secreto. No le digas a tu mamá, o tu papá podría morir”.

Como recuerda, Ridsdale está preso desde 1994 y se cree ha sido responsable de más violaciones. La organización Broken Rites estima que podría ser alrededor de mil abusos sexuales.

Ridsdale ha sido declarado el más prolífico pedófilo de Australia.

También le puede gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *