Consejos Frases

16 señales de que un hombre es un caballero

Compartelo con tus amigos!

A pesar de que estamos viviendo en una época que se caracteriza por una tergiversación total de esta palabra, lo cierto es que ser un gentleman nunca pasa de moda. Para ser percibido como un caballero, un hombre no tiene que llevar ropa cara, fumar pipa, ni usar monóculo. Tampoco necesita presumir de un coeficiente intelectual extremadamente alto.

Lo que realmente importa a la hora de ser considerado un señor con todas las letras está relacionado con una serie de características que, en su mayoría, se refieren a la templanza y la buena educación de los varones. ¿Quieres saber si tu novio o marido se suma a este grupo tan elitista? Averigua si posee estas 16 características.

1) Higiene adecuada: Aunque siempre está bien aseado, prefiere cuidar de su vello facial y sus uñas en su propia casa, visitando los salones de belleza principalmente cuando necesita cortarse el cabello. Se da cuenta de que algunos sitios han sido creados sobre todo para las mujeres.

2) Mezcla perfecta: Es capaz de encontrar un equilibrio entre la soltura y sofisticación, tanto en su carrera profesional, como en la vida privada, y mantiene el tipo comportándose de manera ejemplar en todo momento, sin importar las circunstancias.

3) Palabras acertadas: Aunque se deje llevar por la diversión, intenta prescindir de las demostraciones modernas de ello (a menudo reflejadas con la palabra “LOL”). Por lo general, opta por las carcajadas reales, a las que suelta a menudo y con toda la elegancia del mundo.

4) Acciones ante las palabras Sabe muy bien que no vale la pena hablar en vano y cuando hace promesas, las cumple. Es un ejemplo perfecto de una persona fiable y concreta, que da la impresión de fortaleza y seguridad allá donde vaya.

Pulsa en “siguiente página” para leer el resto del contenido del artículo.

5) Interés demostrado Cuando le interesa una mujer, no tarda en comunicarse con ella. Entonces, le hace ofertas concretas (invitándola a cenar, salir a bailar o comer juntos) y después de la cita hace todo lo posible para que llegue a su casa sin problemas. ¿Qué es lo que pasa más tarde?

6) Contacto mantenido Si tiene ganas de volver a verla, la llama de nuevo, y si no, le hace saber que ha sido un placer haberla conocido y pasar tiempo en su compañía de una manera cortés (incluso si la cita en realidad había sido un fracaso). Al mismo tiempo, encuentra el modo de comunicarle delicada y firmemente que no está interesado en volver a salir con ella.

7) Modales impecables Les abre las puertas a las mujeres y les ayuda a quitarse el abrigo, no porque piensa que sean débiles, sino porque es lo bastante fuerte para demostrar que le importa la comodidad y el confort de las personas que le rodean.

8) Lectura buena Prefiere leer libros en vez de periódicos, y aunque tiene una opinión propia acerca de todo, entiende que los demás no tienen que compartir su punto de vista y les ayuda a expresar sus propias creencias sin criticarlas. Si bien se le dan bien los debates, jamás impone nada a sus adversarios.

9) Prioridades claras Incluso cuando está intentando conquistar a una mujer, lo que le interesa por sobre todas las cosas es llegar a entenderla bien. Se da cuenta que la seducción puede compararse con un delicado baile, y comprende que solo los que ocupan los pensamientos de una dama pueden apoderarse de cualquier otra parte de su ser.
10) Cortejo apropiado Aprecia a las mujeres que quieren cuidar de él, pero no está interesado en ser cortejado. Disfruta de ser quien maneja el tema, pero no necesita ser perseguido por cuestiones de ego. Ojo: tampoco se convierte en “perrito faldero” de las chicas que se aprovechan de su forma de ser.

11) Relaciones planeadas No pretende ser padre ni salvador de nadie, ni obtener el papel de un príncipe azul en los cuentos de hadas creados por las mujeres. Lo que busca es una pareja igual, una socia capaz de matar los dragones sin ayuda de nadie, pagar sus propias cuentas y explorar el mundo al lado de él.
12) Objetivos fijos Además, no quiere que una chica lo NECESITE. Más bien, que lo QUIERA. Se mantiene lejos de las relaciones con las interesadas, e intenta entablarlas solamente con las que ansían conocerlo por cómo es, y no por otras razones, tales como la seguridad económica, los sueños sobre una familia, etc.

Pulsa en “siguiente página” para leer el resto del contenido del artículo.

3) Indecisión ausente Tiene su propia vida laboral, su familia y grupo de amigos, así como su manera preferida de preparar la carne… Y no le molesta en absoluto que una mujer comparta con él dicha característica. Lo que más le gusta en las representantes del sexo opuesto es la capacidad de tomar decisiones sin vacilar.

14) Honestidad ante todo Sabe muy bien qué es lo que quiere, y qué es lo que no logra soportar. Es sincero en todo momento, no solamente en sus contactos con otras personas, sino también consigo mismo, y es uno de sus atributos más dignos de admiración.

15) Orgullo en su lugar Tanto su manera de tratar a las mujeres, como su forma de comportarse fuera de las relaciones está llena de orgullo (bien comprendido) y suma dignidad que atrae a todos a su alrededor. Un caballero se puede reconocer a primera vista, y él se da cuenta de ello.

16) Hombría total Es imposible considerarlo como un “chico”, “muchacho” o “joven”. Es un hombre, y por si fuera poco, uno que quiere pasar su vida no con una “chica”, sino con una mujer hecha y derecha, dispuesta a enriquecer su vida tanto, como él puede mejorar la suya. Una vez a su lado, jamás deja de apreciarla… Y lo mejor que puede hacer su elegida es comportarse de igual forma.

Compartelo con tus amigos!

Lo + Visto

Siguenos en Facebook

Siguenos en Google +