Consejos Dímelo Bonito

12 motivos por los cuales tú eres una de las mujeres más valientes del mundo

Todos pasamos por momentos de flaqueza en algún momento de nuestras vidas, y es del todo normal. No siempre parece sonreírnos la vida, pero sabes que, a pesar de eso, eres capaz de levantar la cabeza y salir a la calle todos los días con paso firme y decidido. A pesar de todas las tormentas que puedes sufrir, consigues tener una sonrisa siempre a punto para todo aquel que la necesite y ofreces tu apoyo a los demás cada vez que los ves decaer. Pero no todo el mundo es capaz de actuar como tú, ya que es necesario ser una persona muy valiente para poder esperar a que llegue la calma tras la tempestad sin ni siquiera despeinarse el flequillo. De modo que, si te identificas con algunas de estas cosas que te contamos a continuación, estás de enhorabuena. ¡Eres una de las mujeres más valientes del mundo!

1. Puedes respirar.

Aunque este punto parece muy evidente, lo cierto es que poder respirar cada día es un privilegio que debemos celebrar y aprovechar. No todo el mundo goza siempre de la misma salud y de la misma suerte, pero aún en esos casos tú eres consciente de que vivir es un regalo, y haces todo lo posible por enfrentarte a la vida con decisión para agradecerle todos y cada uno de los minutos que te permite estar aquí. Y es que, como decían nuestras madres, de bien nacido es ser agradecido.

2. Sabes que puedes salir adelante.

El paso de los años te ha hecho ser testigo de todos y cada uno de los esfuerzos que tus padres hicieron por sacarte adelante a ti y tal vez también a tus hermanos, en el caso de que tengas la suerte de disfrutar de estos últimos. No importaban los madrugones, ni los trabajos hasta altas horas, ni los sacrificios que tuviesen que hacer: siempre estaban allí para darte la mano cuando lo necesitabas, y mejor aún, sabes que seguirán estando ahí para cuando los necesites pase el tiempo que pase y hasta que la vida se lo permita. Por eso sabes con certeza que tú también podrás contra viento y marea.

3. Quieres mejorar en la vida.

Eres una mujer que sabe lo difícil que puede llegar a ser la vida y la de obstáculos que puede poner a las mujeres cuando no tienen la preparación necesaria o no han completado sus estudios porque han decidido dirigir su vida en torno a sus responsabilidades familiares. Cuidar a los tuyos es un placer, pero no quieres que sea tu condena ni tu freno hacia el futuro. Sabes muy bien donde poner tus objetivos para una vida plena, realizada y feliz, y es lo más alto que te permitan llegar tus sueños.

4. Estás con los tuyos al pie del cañón.

Que quieras mejorar y superarte a ti misma cada día no significa que no ames a tu familia. ¡En absoluto! Siempre tienes presente a tus familiares y amigos y muchas veces actúas pensando en ti y también en ellos: a la hora de estudiar, a la hora de sacarte el carnet de conducir, a la hora de cuidarte por dentro y por fuera, a la hora de buscar planes divertidos de fin de semana…Adoras a tu gente y ese es el impulso que recibes cada día para seguir al pie del cañón, y lo haces tan bien que todos están encantados de estar a tu lado y de poder pedirte consejo cuando lo necesitan. ¡Eres un modelo a seguir!

5. Quieres conocer el mundo.

Y cuanto más mejor. Para eso te has preparado como es debido y sigues cada día buscando la manera de vivir y de vivir mejor. Tu manera de luchar te ha hecho consciente de que todo es posible, y poder viajar es uno de los mayores placeres que hay en el mundo. ¿Por qué renunciar a él? No te frenan ni la distancia ni los idiomas, porque sabes que el camino merecerá la pena. El miedo no va contigo pues sabes que solo sirve para perder la posibilidad de hacer cosas maravillosas.

6. Sabes ver el lado bueno y el lado malo de las cosas.

Tu ilusión y ese montón de energía que procuras poner en cada jornada no te vuelve ciega ni inmune ante la realidad, que no es otra que el ser consciente de que no todo puede ser siempre de color de rosas. Sin embargo, has aprendido a trabajar con el paso del tiempo tu equilibrio interno y emocional, y eso hace que las cosas malas no puedan acabar nunca contigo. Aceptar con paciencia lo que tenga que venir es uno de tus secretos para esperar con ilusión de nuevo todo lo bueno que pueda venir después. El ying y el yang.

7. Buscas continuamente la motivación.

Pero incluso los superhéroes pueden tener momentos de bajón en los que parece que no van a ser capaces de hacer frente a los problemas del mundo, y lo mismo te ocurre a ti. Por eso tiendes a buscar las ganas en cualquier lugar y a cualquier hora: leyendo y aprendiendo de la experiencia de otros, analizando y reflexionando sobre el momento que atraviesas y cómo puede mejorar, o pidiendo consejo a los que más quieres. Las vergüenzas no van contigo porque eres una de las personas más naturales que existen y, tan fuerte, que hasta serías capaz de encontrar la motivación observando a una piedra. Han visto tantas cosas del mundo que… ¡solo tocándolas te sientes capaz de averiguarlas!

8. No tienes miedo a equivocarte.

Equivocarse es sinónimo de estar vivo, y permite a la persona seguir avanzando, al tiempo que rectifica y da con la forma de hacerlo un poco mejor. Por eso no tienes miedo a equivocarte, porque de los errores se aprende y tú eres tan imperfecta como cualquier otra persona lo pueda ser en el mundo. Si te caes siete veces, tú te levantas ocho. ¡No hay quien te frene!

9. Sacas la sonrisa de tus amigos cada día.

No importa lo mal que puedas estar pasándolo tú porque para ti, que aquellos a los que quieres estén felices, es la piedra angular de tu felicidad y la gasolina que necesitas para afrontar cada día. Por eso sabes, siempre que hace falta, sacar una buena sonrisa a los tuyos gracias a tu ironía y tus frases locas. Es un esfuerzo que merece la pena, pues verles bien te da la felicidad.

10. No abandonas nunca un reto.

Tu familia ha sido siempre un ejemplo para ti y por eso has aprendido a superarte y a ser capaz de afrontar cualquier reto que te ponga por delante la vida. Por difícil que sea, sabes perfectamente que es posible alcanzarlo y no hay mayor satisfacción personal que conseguirlo. ¡Reto aceptado!

11. Sabes decir sí, no y no sé.

Este punto es muy importante porque de ello dependen las cosas que nos depare el azar y el destino. Si no aprendemos con tiempo a decir sí, no y no sé, cuando convenga, estaremos en manos de los demás y, es muy probable que terminemos siendo muy infelices. Pero tú eres tan emprendedora y resuelta, que no estás dispuesta a que eso pase, así que…las cosas claras y el chocolate espeso en todo momento.

12. Tienes todavía metas por cumplir.

Lo fundamental para poder seguir sonriendo a la vida y esperando cosas de ella, es tener la idea de que nunca es demasiado tarde para conseguir aquello que deseamos o para cumplir nuestros sueños más ansiados. Por eso las metas son tan importantes para ti, porque son la llave de las ilusiones y la puerta a una vida llena de emociones, de superaciones y de fantasías por cumplir. El sedentarismo no va contigo, ni física ni mentalmente. Tú eres de esas valientes que prefieren buscarse un par de zapatos cómodos para no perderte nada de nada. Al fin y al cabo no sabemos cuánto tiempo estaremos aquí en este mundo y tú piensas a aprovechar al máximo tu preciado billete.

Por todas estas razones tenemos que darte la enhorabuena. Si el mundo se llenara de mujeres y hombres tan valientes como tú, la vida sería una auténtica maravilla.

Compartelo con tus amigos!

Lo + Visto

Siguenos en Facebook

Siguenos en Google +